LA NECESIDAD DEL ENTENDIMIENTO Y LA UNIDAD SON FUNDAMENTALES

09 de Enero de 2016
image

PLENO COMITÉ CENTRAL PS

INTERVENCIÓN
SENADORA ISABEL ALLENDE B., PRESIDENTA PS CHILE


9 ENERO 2016

 

Compañeras y compañeros,

 

Aunque el propósito principal de este Comité Central es analizar y tomar acuerdos respecto de la próxima elección municipal, igualmente debemos hacer algunas reflexiones políticas en este pleno.

1.      La primera mitad del periodo de gobierno ha culminado y en los temas importantes, los que de verdad trascienden, el saldo es  positivo.

Sabemos que quedan iniciativas por cerrar del proceso político legislativo del año pasado, como son –por mencionar algunas-  temas relevantes de transparencia y probidad, y la agenda laboral, cruciales para nuestro Partido, pero en el balance estamos convencidos que hemos logrado avanzar en el corazón de nuestros compromisos programáticos.

En lo esencial, hemos hecho el cambio más relevante: poner fin al lucro en la educación e iniciar el camino hacia la gratuidad universitaria y la educación superior.

Eso no es poco, como la Presidenta lo ha acaba de señalar. Y sin ser grandilocuentes, podemos afirmar que hemos producido un cambio histórico: lo que ayer era controvertido, hoy es unánime. Si hasta los parlamentarios de derecha, más allá del populismo que los mueve, reclaman por extender la gratuidad.

No lo olvidemos, logramos concretar aquello que Chile exigió. Es motivo de orgullo saber que fuimos capaces como país de volver a la gratuidad en educación, y con ello beneficiar a 180 mil jóvenes y sus familias, quienes podrán, desde ahora, ser profesionales sin necesidad de endeudarse.

Quiero ejemplificar este notable hecho en los casos de Milenka Cortés y Bruno Chacón, los dos primeros jóvenes favorecidos por la gratuidad, siendo ambos ciegos y que han ingresado a Derecho en la Universidad de Chile. Mis felicitaciones a ellos, a sus familias y a sus profesores.

Para financiar este cambio tan trascendental y a pesar de a las evidentes restricciones económicas nacionales e internacionales, hemos aprobado estos proyectos con una reforma tributaria que redistribuye en favor de los más pobres.

Ciertamente, podemos considerar esto es una victoria para la justicia social, es un triunfo en la construcción de una sociedad más igualitaria.

También hemos puesto fin al sistema binominal y el país se aproxima a sus próximas elecciones parlamentarias en un marco que otorgará mayor igualdad y representatividad a nuestra democracia, y permitirá que la diversidad de Chile se vea expresada en sus instituciones. Vemos en estos cambios el valor transformador del programa puesto en marcha en estos 22 meses.

Sin embargo, estas buenas noticias se ven empañadas por los errores propios. Como muchas veces en la historia, lo pequeño opaca a lo verdaderamente importante. Además, los cuestionamientos en el terreno de la probidad y de la gestión nos han pasado severamente la cuenta en la aprobación ciudadana.

Es nuestro deber poner el acento en lo que hace avanzar la historia y en corregir los errores. No seremos los socialistas quienes dramaticemos los desaciertos.

Aun así, asumo que nos dejan un sabor poco grato estos episodios perfectamente evitables. Pero no nos quedemos en la polémica pequeña. Sigamos reivindicando aquello que la sociedad espera de nosotros y que no es otra cosa que cumplir con el programa que ofreciéramos hace dos años.

Es esta la mezcla de sentimientos con que enfrentamos este pleno extraordinario del Comité Central. Y sería perfectamente entendible que algunos de los nuestros quisieran reprochar a nuestros aliados los errores innecesarios que han cometido o que insistamos en la autocrítica hasta la autoflagelación por los yerros propios.

Créanme que los entiendo. Y les  digo que hemos señalado con firmeza, cada vez que ha sido necesario y donde corresponde, nuestras percepciones respecto de aquello que pudiera haberse realizado de mejor manera. Y creo que es lo que tiene que hacer una irección e un partido responsable

Sin embargo, debemos tener conciencia acerca de qué es lo que debemos transmitir a chilenas y chilenos: esto es si queremos persistir en la descalificación o concentrarnos en lo relevante.

Debemos saber que las condiciones económicas no nos acompañarán, y en consecuencia esto requerirá de nosotros un esfuerzo superior, expresado fundamentalmente en la necesaria unidad, como también en la batalla por el mayor crecimiento.

2.- Este es un Pleno en que debemos decidir nuestra política de cara a la próxima elección municipal.

Enfrentamos el inicio de un ciclo electoral que ya no se detiene hasta noviembre o diciembre del 2017, casi dos años en que los chilenos y chilenas decidirán sobre quienes quieren que los conduzcan en los próximos años.

El proceso se inicia en medio de las complejidades por todos conocidas, lo que plantea y nos plantea desafíos adicionales a los meramente electorales, especialmente por las dificultades de gestión política que hemos visto.

Sin embargo, estas complejidades no deben perturbar nuestra capacidad de reflexión serena al momento de para adoptar decisiones. Por el contrario, debemos demostrar una vez más  que somos un partido serio y responsable.

Porque entendemos nuestro rol. Porque somos el partido de la Presidenta de la República y eso no lo podemos dejar de lado en ninguna circunstancia, porque somos leales. Somos el Partido responsable de hacer efectiva la gobernabilidad, inclusiva, participativa, con transparencia y que promueva la cohesión social. Esa es nuestra responsabilidad y nuestro rol en la Nueva Mayoría, como fuerza  principal de gobierno.

Es en este marco y con esta reflexión, que debemos adoptar nuestras decisiones para el próximo periodo. 

3.- La importancia del entendimiento entre el centro y la izquierda.

Aún resuenan las palabras de muchos de nuestros líderes históricos  llamando a la formación de un bloque por los cambios, de un entendimiento entre la izquierda y el centro político para construir un compromiso transformador y democrático, que permitiera avanzar hacia una sociedad más igualitaria.

La necesidad de ese entendimiento sigue plenamente vigente.

Como país, hemos logrado avanzar en modernizar nuestra sociedad como nuestras instituciones, en expandir los derechos y las libertades, pero tenemos mucho camino por delante para derrotar las profundas desigualdades que todavía nos acompañan

Cuando un país tiene las enormes brechas de distribución del ingreso y del bienestar, las enormes diferencias de acceso a los bienes públicos que aún persisten, a pesar de los grandes esfuerzos que desde hace 25 años venimos haciendo, es porque nuestro trabajo no está terminado, y ello presupone el éxito del gobierno y la proyección de la Nueva Mayoría.

La Nueva Mayoría encarna la expresión actual y concreta del bloque por los cambios en el siglo XXI. Es clave su proyección para evitar cualquier retroceso que intente y pretenda desarticular las reformas en marcha.

Si en el pasado los socialistas respaldamos las distintas formas que la búsqueda de ese entendimiento adoptó, con mayor razón lo debemos hacerlo hoy día, enfrentados a  cumplir estas tareas.

Por lo mismo, debemos mirar con perspectiva y como una totalidad el ciclo electoral que se avecina: el resultado de las elecciones municipales –para nadie es un misterio- prefigura en gran medida lo que ocurrirá el año 2017.

Por ello este necesario triunfo electoral y reviste una importancia mayor. Del resultado que obtengamos como coalición dependerá en gran medida la continuidad de nuestros esfuerzos de cambios social y político impulsados por Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría.

Compañeras y compañeros,

Corresponde al Secretario General y a la Comisión Electoral presentar los fundamentos del voto político aprobado por unanimidad en la Comisión Política y en la Mesa el lunes pasado, pero quisiera señalar cuatro propósitos que han guiado nuestra conducta en esta materia, en la perspectiva de un triunfo necesario e importante en el próximo Octubre:

1) Primero, fortalecer la unidad de la Nueva Mayoría;

2) Segundo, ser capaces de presentar en cada comuna de Chile candidaturas únicas y competitivas;

3) Tercero, promover mecanismos participativos en la definición de esas candidaturas;

4) Y cuarto, organizar una lista de concejales que maximice la efectividad electoral de nuestra coalición.

Creo que en lo fundamental hemos avanzado en unidad y participación. Digámoslo con claridad: el Partido Socialista siempre postuló una lista única de concejales, que nos habría permitido tener un buen resultado electoral, y dar una potente señal de unidad al país. Esto no fue posible. Una y otra vez lo presentamos ante la coalición y no lo logramos.

Hoy estamos tomando decisiones, donde no discutimos nuestra política de alianzas que está radicada en la Nueva Mayoría y donde hemos privilegiado articular la unidad de la coalición, y el mejor desempeño electoral posible, en este escenario.

A nuestro juicio, es un acuerdo razonable que se construye a partir de las premisas que antes he señalado. Pero especialmente porque es un entendimiento entre quienes somos actores relevantes de nuestro coalición, los socialistas y los democratacristianos.

Toda esta reflexión la hacemos con la mirada puesta en los desafíos de futuro. Así lo hizo en su deliberación la Comisión Política, el lunes y así les pido lo hagamos hoy día en este Comité Central.

Hoy, nuestro desafío es volcarnos a la calle, golpear las puertas, hablarles a nuestros ciudadanos y explicarles porqué es importante concurrir a votar y evitar una alta abstención, y elegir a los candidatos de la Nueva Mayoría, por el proyecto de cambio que representan.

Porque queremos que no estafen más a los ciudadanos, que no haya más colusión, porque queremos promover la probidad y la transparencia. Porque también los socialistas seremos un activo para el Proceso Constituyente y lograr por primera vez tener una constitución democrática para Chile.

Porque eso es lo importante: Consolidar los cambios y proyectarlos.

¡Muchas gracias!

  • Allende en Redes

  • Ubicación

    (52)240 064
    Oficina Senatorial Valparaíso
    Pedro Montt s/n - Valparaíso
    Fono (32) 2504134

    Oficina Región de Atacama
    Vallejos 888 – Copiapó
    Fono (52) 240064

    Oficina Senatorial Santiago
    Morandé 441, Ex Congreso Nac.
    Santiago Centro -
    Fonos (2) 2519 6823, (2) 2519 6720