SALUDAMOS A LA CUMBRE DE REGIONES

16 de Noviembre de 2015
image

CUMBRE DE LAS REGIONES
“La Descentralización Une a Chile”

16 de noviembre de 2015
 

La democracia chilena mantiene variados temas pendientes que son de enorme significación.

Así como aún las mujeres no juegan en plenitud el rol que les corresponde y no por falta de capacidad, las y los ciudadanos resienten que las élites mantienen demasiado poder sobre la comunidad o que Chile no sea capaz todavía de reconocer su carácter multicultural, los territorios aún están supeditados a las decisiones del centro del país.

El año 2014 la Presidenta de la República, Michelle Bachelet estableció la creación de la “Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización”, la cual en su informe final propuso una serie de medidas para la efectiva descentralización política administrativa, la cual señaló que el “eje de una efectiva descentralización política, es la elección popular del ejecutivo de los gobiernos regionales”.

Chile tiene una compromiso evidente con sus regiones, a pesar de que el diagnóstico está hecho y las propuestas están sobre la mesa: hay consenso en avanzar hacia una democracia regional, con una fórmula muy simple: más poder, más recursos propios y capacidades institucionales para actuar.

Es simple de decir, pero extraordinariamente difícil de concretar.

Si más poder se traduce en la generación vía elección popular de todas sus autoridades, debemos consagrar ya y de manera viable la elección de intendentes. Todas las fuerzas políticas tenemos que concordar en acelerar la aprobación de la reforma constitucional respectiva para luego elaborar la ley orgánica correspondiente. Si ha habido desacuerdos sobre la figura del representante del Presidente de la República, podemos destrabar la discusión de la reforma eliminando el principal obstáculo como es el Gobernador Regional.

Entiendo que esa es la voluntad de la Presidenta y, por tanto, tenemos razones para ser optimistas de que habrá acuerdo.

En definitiva, ¿qué es lo que importa? Que el 2017 se elija al jefe del gobierno regional que efectivamente mande y que no sea una figura dependiente de facto del centro.

En segundo lugar, debemos crear un marco financiero regional que permita que las regiones participen en los ingresos que se generan y no sólo que administren un monto predefinido en Santiago. Así como existen las rentas municipales, es necesario legislar para tener un sistema tributario de las regiones.

Sé que es difícil hacer esto en un país que si es centralista en lo político, lo es muchísimo más en la política fiscal. Pero debemos hacerlo: una democracia regional no es creíble sino cuenta con recursos propios, ciertamente en el marco de la responsabilidad fiscal y de la preservación de los equilibrios macroeconómicos.

En materia de capacidades institucionales, se requiere que los gobiernos regionales y sus ejecutivos dispongan de competencias para tomar decisiones administrativas en sus territorios, no sólo sobre los servicios públicos ya regionalizados, sino que también sobre las oficinas regionales de los grandes servicios nacionales.

La operatividad de este principio dependerá de la experiencia práctica, pero la lógica que debe imperar es la de la coordinación y la prevención de conflictos. Queremos que gobierno central y gobiernos regionales remen para el mismo lado, pero en caso de divergencia debiera primar un principio pro-región.

Junto a este predicamento, existe también una razón pragmática de estabilidad del sistema político nacional que es importante tener en cuenta: en la medida en que más distribución haya entre los distintos actores, el sistema político se desestresa porque ya no es tan acuciante obtener el gobierno nacional para implementar ideas y programas políticos.

La experiencia de los países que no siendo federales por tradición –como Colombia- muestra que en los territorios puede haber amplio espacio para que los opositores también gobiernen y muestren a los ciudadanos sus capacidades políticas y de gestión.

Hoy eso existe en Chile en el nivel municipal, pero convengamos que existe una diferencia de escala bastante grande, por lo que construir la democracia regional puede ser resultar bastante saludable para nuestras instituciones, para el juego político.

Estando en curso el proceso constituyente anunciado por la Presidenta, estas materias debiesen estar consagradas en la carta fundamental, porque se trata de definiciones básicas de la arquitectura del poder y esos preceptos deben estar recogidos al más alto nivel.

Chile ha llegado a un nivel de madurez muy importante como sociedad. Las instituciones deben ser el reflejo de esa madurez y, por lo mismo, lo único que cabe esperar es que podamos sentar las bases de nuevas regiones que puedan efectivamente pararse sobre sus propios pies.

Para finalizar, en representación de los presidentes de todos los partidos de la Nueva Mayoría, establecemos nuestro compromiso para que avancemos hacia una verdadera y necesaria descentralización, que permita a las regiones y a su gente, desarrollarse en la plenitud de sus capacidades, que en Chile las decisiones se tomen en los territorios y no en el centro, que las ciudadanos y ciudadanos se sientan integrados en la conformación de sus gobiernos regionales y locales, y que el centro de toda preocupación sea la persona humana, sin importar donde habite o resida.

 

Senadora Isabel Allende Bussi
Presidenta del Partido Socialista de Chile

  • Allende en Redes

  • Ubicación

    (52)240 064
    Oficina Senatorial Valparaíso
    Pedro Montt s/n - Valparaíso
    Fono (32) 2504134

    Oficina Región de Atacama
    Vallejos 888 – Copiapó
    Fono (52) 240064

    Oficina Senatorial Santiago
    Morandé 441, Ex Congreso Nac.
    Santiago Centro -
    Fonos (2) 2519 6823, (2) 2519 6720