EL SENADO FRANCES REPRESENTA GENUINAMENTE LOS VALORES HUMANISTAS Y LIBERTARIOS

24 de Junio de 2014
image

DISCURSO DE ISABEL ALLENDE BUSSI

PRESIDENTA DEL SENADO, REPUBLICA DE CHILE
SENADO DE FRANCIA – PARIS, 24 JUNIO 2014

 

Señor Presidente, excelentísimos senadoras y senadores

Agradezco en primer lugar al señor Presidente del Senado de Francia, Jean-Pierre Bel y a todos ustedes, honorables senadores y senadoras francesas, el honor que me confieren al permitirme dirigirles algunas palabras.

El Senado francés representa genuinamente los valores humanistas y libertarios que han sido el sello distintivo de la cultura política y social de Francia a lo largo de la historia, y que han inspirado la lucha de millones de ciudadanos de todo el planeta, para alcanzar niveles superiores de progreso, democracia, inclusión y equidad.

Mi propio país, Chile, tiene y tendrá una deuda infinita de gratitud con el pueblo de Francia y con sus dirigentes, por la conmovedora solidaridad que recibimos en la lucha por la recuperación de la libertad y democracia, durante la dictadura que padecimos por largos 17 años.

Si bien han pasado más de dos décadas de la culminación de aquella gesta libertaria y pacífica del pueblo chileno, no me cansaré jamás de agradecerles su apoyo político y su respaldo moral.

No puedo dejar de mencionar la solidaridad y la amistad del ex Presidente Francois Mitterand y su esposa Danielle.

Quienes tenemos una vocación y una práctica política fundada en la razón y el derecho, nos enfrentamos hoy a un desafío de grandes dimensiones: profundizar la democracia y posibilitar que los ciudadanos se identifiquen plenamente con este sistema de organización de la sociedad.

Ello pasa por comprende y canalizar el proceso de irrupción de la ciudadanía como protagonista de su destino; como un actor político que demanda activamente sus derechos y aspiraciones.

No es un fenómeno al que debemos temer, sino al contrario, debemos entrar en una dinámica de diálogo e interacción eficaz con la sociedad civil, que posibilite una articulación social participativa, y que a la vez, permita legitimar los valores y prácticas democráticas.

El Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet que asumió  el 11 de marzo de 2014, para un mandato de cuatro años, tiene por delante una compleja tarea. Deberá  lograr un balance virtuoso entre  demandas sociales y políticas exigentes, y las limitaciones tanto sociopolíticas como económicas que  existen en el país para soportar cambios de gran profundidad.

Se trata de dar respuesta a nuevos desafíos, que marcan las nuevas realidades culturales, sociales y económicas de Chile surgidas en los últimos 40 años. Realidades que son también parte de lo que ocurre en el mundo global, tanto en los países avanzados, como Francia, o en los que están en situaciones de menor desarrollo.

Por ello, quiero destacar la capacidad de la izquierda y el centro político de Chile de haber construido un referente político pluralista, la Nueva Mayoría, que expresa un amplio arco de sensibilidades ideológicas, culturales y políticas, que abarca desde los social cristianos hasta el Partido Comunista y un amplio mundo independiente. También es una manifestación de la exigencia actual de valorar y hacer converger visiones plurales, del amplio arco democrático  que existe en tantos países, como el instrumento capaz de enfrentar los nuevos  desafíos del mundo global  desde una perspectiva democrática, amplia y culturalmente diversa.

Pensar el porvenir de nuestras sociedades requiere hoy, desde nuestra perspectiva, alcanzar la sinergia entre libertad e igualdad, fundamento de la Democracia, convocando, a través de amplias coaliciones, a la diversidad de la ciudadanía a construir solidariamente comunidades sociales capaces de ser más libres y más iguales.

Los desafíos para Chile

Chile está llevando a cabo un proceso simultáneo de trámite legislativo y diálogo social dinámico para implementar reformas estructurales urgentes e indispensables  destinadas a asegurar un desarrollo inclusivo y un crecimiento sostenible.

Sus principales desafíos son:

-Recuperar el protagonismo  del sentido republicano de  la educación pública, gratuita y de calidad, cuestión en que Francia ha sido un ejemplo desde hace más de dos siglos.

-Reformar el sistema tributario, a fin de lograr  mejorar la situación de  alta desigualdad de ingresos y financiar la educación pública.

-Cambiar aspectos importantes del sistema electoral y  constitucional, que en Chile obstruye la representatividad de las mayorías y asegura sobrerepresentación de los sectores conservadores; además de fundarse en concepciones  privatistas, dejando al Estado en un rol subsidiario..

Las tareas del Gobierno de  la Presidenta Bachelet son de largo plazo y por ello, deberá ser capaz de instalar una visión estratégica que permita que las demandas  se ajusten a los cuatro años y  se proyecten al mismo tiempo como objetivos que requieren  a lo menos 10 a 12 años para implantarse y consolidarse.

Estos son los desafíos que nos planteamos en un Chile activo, en un país que –como señala la Presidenta Michelle Bachelet- se moviliza por la educación, en defensa de sus comunidades, del medio ambiente. Un país que reconoce y demanda sus derechos con claridad, que exige más seguridad.

Un Chile pluralista, respetuoso de las libertades políticas, de las normas constitucionales, por la justicia social, aquellos principios por los que luchó y murió el Presidente Salvador Allende.

Los desafíos comunes

Señor Presidente, la crisis económica internacional, iniciada en 2008, nos ha mostrado que tenemos que enfrentarla globalmente con convicciones políticas y voluntad de actuar en favor de soluciones que abran nuevas opciones para un desarrollo con base productiva, sustentada en la economía real y no en el predominio de una economía financiera desregulada que se vuelve especulativa.

La economía global debe ser un camino de riqueza y progreso. Pero esto no siempre es así en el actual modo de funcionamiento de esta economía. Hay que poner en el centro lo que es fundamental para la gente, comprender  sus necesidades y aspiraciones. Por eso, el Diálogo entre los países y entre las fuerzas democráticas es hoy más importante que nunca.

La crisis económica internacional y los nuevos desafíos del mundo global requieren de soluciones también globales.

Lo anterior exige reconocer que hay dos realidades en el contexto de la actual economía global. De una parte, el crecimiento de una economía del conocimiento, una sociedad de redes, una revolución informática y tecnológica, todo lo cual está conduciendo los cambios que ocurren en el mundo. Pero, por  otra parte, y al mismo tiempo, tenemos un crecimiento de sectores marginados de estos procesos sin capacidad de protagonismo.

Esto es un enorme desafío. En muchos países se  están configurando realidades duales, con una heterogeneidad que da lugar a asimetrías de productividad, salarios, calidad de empleos y desigualdad de ingresos.  Todo esto tiene impacto en la vida de las personas. Pero también en la política y en las capacidades de la democracia y su cohesión social.

Por ello, en este contexto, requerimos:

-Instituciones responsables de la gobernanza de la globalización, desafiadas a encontrar caminos  para conseguir un más justo e inclusivo proceso de integración económica internacional.

-Construir un Piso Social para la economía global.

-Sistemas de Seguridad Social que contribuyen no sólo a la seguridad humana, su dignidad y la justicia social, sino que además, provean especialmente de una base fundamental para la inclusión, el empoderamiento de las personas y la democracia. Familias seguras construyen comunidades seguras y sociedades estables.

La experiencia está mostrando que no se puede separar la promoción y fortalecimiento de la democracia política y social sin aumentar los esfuerzos de integración, globales, regionales y subregionales.

Hay que conjugar realidades distintas para un gobernanza global orientada a la Justicia Social, basada en el pluralismo y la cooperación

Hay  temas estratégicos, político-culturales que no pueden quedar fuera de una Agenda Mundial para un nuevo Desarrollo.

Entre ellos:

-Tenemos que  profundizar una mirada de género.
-Requerimos dar a los jóvenes más y mejores oportunidades
-Tenemos que responder mejor: a las demandas del envejecimiento.
-Hay que construir derechos efectivos para los trabajadores migrantes.

El Parlamento de Chile, el Senado de la República que represento, y que hoy tengo el honor y privilegio de presidir, siendo la primera mujer en su historia, quieren ser portavoces de esta convocatoria a  pensar y actuar en la perspectiva de nuevas estrategias de desarrollo, que sólo podrán surgir si son resultado de la cooperación global. Hoy existe esa oportunidad. Nos corresponde asumirla.

Muchas gracias.

  • Allende en Redes

  • Ubicación

    (52)240 064
    Oficina Senatorial Valparaíso
    Pedro Montt s/n - Valparaíso
    Fono (32) 2504134

    Oficina Región de Atacama
    Vallejos 888 – Copiapó
    Fono (52) 240064

    Oficina Senatorial Santiago
    Morandé 441, Ex Congreso Nac.
    Santiago Centro -
    Fonos (2) 2519 6823, (2) 2519 6720