Menú×

Noticias

Un llamado a la calma y a no dañar al Partido

Viernes 31 de Mayo de 2019
Entrevista a la Senadora de la Región de Valparaíso, Isabel Allende Bussi, en La Tercera on-line, en su calidad de integrante de la lista "Unidad Socialista", encabezando la lista de mujeres y apoyando al actual presidente del PS Chile, Senador ÁlvaroElizalde y a su Secretario General, Andrés Santander.

Un llamado a la calma y a no dañar al partido realiza la senadora Isabel Allende frente a las polémicas elecciones internas del PS, que aún no tienen sus resultados oficiales. Además, apunta a los líderes de ambas listas que compitieron, Álvaro Elizalde y su sobrina Maya Fernández, a que cumplan el rol de defender la institucionalidad del partido. La hija de Salvador Allende celebra los resultados de Fernández pero aclara que, en parte, esa votación fue producto de la fórmula que utilizó la lista competidora de concentrar los sufragios en ella. Por lo mismo, asegura que esta no debiese ocupar ni el puesto de presidenta ni de secretaria general de la colectividad, aunque subraya la experiencia que la parlamentaria pudo haber adquirido en este proceso.

¿Qué opina del punto al que han llegado las relaciones en el PS tras elecciones del domingo?
Lo primero, es celebrar que más de 22 mil militantes hayan votado. Lo segundo, es decir que ya terminó la elección, tenemos que llamar a la calma, a la unidad y no hacerle daño al partido y a su institución. Me parece sumamente bien que la otra lista haya pedido la presencia de los apoderados para revisar las actas, ayer se cumplió, lo que es sumamente positivo. Esa es la mejor forma de calmar los ánimos y de no hacerle daño al partido.

Más allá de la decisión de revisar las actas, el proceso se ha visto empañado, ¿cómo evalúa toda esa situación?
Creo que han sido críticas muy destempladas, que es una forma de denostar un proceso y hacerle un tremendo daño al partido. Afortunadamente, eso ha quedado atrás. Creo que hemos vuelto a lo que tiene que ser el PS, hay competencia, hay pasiones durante la elección pero una vez terminado el resultado hay que esperar formalmente que funcione esta institucionalidad. Espero que tanto Álvaro Elizalde como Maya Fernández, que encabezaron las respectivas listas, contribuyan a velar por este espíritu. Yo no tengo ninguna duda de que ambos lo van a hacer, es más, conociéndolos a ambos como conozco y quiero a mi sobrina y como conozco a Álvaro Elizalde a quien he apoyado en esta oportunidad, sé que van a tratar de hacer lo mejor por el partido. Ojalá incluso se reúnan y conversen.

¿Maya Fernández, debió haber evitado la crisis y haber avalado el proceso antes?
Mire, no sé. Conociendo a Maya y viendo su resultado, que entre paréntesis fue un muy buen resultado, creo que fue una votación personal, pero también una decisión de su lista. Aquí hay que aclarar que su lista decidió darle los votos a Maya y por eso ellos eligieron muy pocos miembros del comité central. Nosotros repartimos los votos. Ellos concentraron y eso hace que Maya tenga una muy buena votación. Lo que estoy pidiendo es que ambos líderes de las listas puedan llamar a la calma. Empezó la revisión de actas y por lo tanto, se pudo haber evitado esto. Ojalá lo hubiesen hecho el primer día, pero lamentablemente hay un vocero ahí que hizo unas críticas muy destempladas, se extralimitó.

¿Marcelo Díaz?
Marcelo Díaz, a mi juicio está tirando el mantel, lo que me da mucho dolor. Créame que me da mucho dolor, porque uno quiere al partido, uno sabe cómo es este proceso y uno tiene siempre que respetar la institucionalidad. La lista de Maya hizo una apuesta de darle los votos a Maya, están en su legítimo derecho, pero no pueden reclamar después que hayan quedado mucho más abajo en la votación de la lista, eso es el resultado de lo que los militantes marcaron. Yo tengo la convicción, porque conozco y quiero a Maya, que tanto ella como Álvaro están en condiciones de generar un clima de mayor serenidad, de respeto a la institucionalidad. ¿Sabe qué es lo tremendo de todo esto? Que pone en duda la credibilidad de un proceso democrático del PS y una vez más un cuestionamiento a los partidos políticos. Dejemos que esta institucionalidad trabaje y con las mejores condiciones de transparencia y garantía, yo no tengo duda que Maya y Álvaro pueden jugar ese rol.

¿La diputada Fernández se dejó llevar por personas que se extralimitaron?
No sé. Creo que Maya ha sido muy prudente, ella no emitió declaraciones iniciales, pero sí es cierto que las declaraciones que hizo el vocero y sus acciones y algunas declaraciones que han hecho algunos no han ayudado precisamente a este proceso. Amenazar con el Tricel, hacer un requerimiento al Tribunal Supremo, señalar que aquí ha habido poco menos que fraude o amenazar que no se integrarán a la mesa, no creo que haya ayudado al proceso. Espero que no se siga con estas declaraciones que le están haciendo mucho daño al partido.

Algunos plantearon un duelo de Allende versus Allende, pero Maya Fernández ganó, sacó la primera mayoría en mujeres y nacional. En esa línea algunos dicen que eso se tiene que respetar en el comité central. ¿Qué opina usted de eso?
Aquí vamos a separar ambas cosas. Primero que nada, este es un proceso de elecciones indirecta, los únicos que se van a pronunciar y que tienen la autonomía y la soberanía para hacerlo, es el comité central elegido. No tengan ninguna duda que ellos sí van a respetar lo que es nuestro proceso. Por lo tanto, es altamente probable que continúen estando el presidente y el secretario general. El que Maya sea la primera mayoría no significa que tiene que ser la presidenta del Partido Socialista, porque eso lo decide el comité central. Lo que no corresponde es que experimentados líderes quieran desconocer algo que ha funcionado así desde hace 20 años.

Y, por ejemplo, entregarle la secretaría general como algunos están pidiendo en esa lista, ¿cree que es una opción?
¡Pero por favor! Si el resultado va a ser como hasta ahora -66,6% versus 32% y fracción-, con qué autoridad uno puede decir ‘mire yo quiero la secretaría general’. Lo más democrático es respetar los resultados de una elección y si los electores socialistas le dieron una amplia y holgada mayoría a la lista de Álvaro Elizalde, yo no veo con qué autoridad digo ‘quiero ese cargo’. Es probable que ellos tengan entre dos y tres miembros de la mesa, eso está fuera de discusión, pero nadie puede exigir eso, ni por la prensa ni los medios, porque es faltar el respeto a la institucionalidad, a un procedimiento y a todos esos viejos militantes. Entonces, una cosa es celebrar una excelente votación que tiene Maya donde, repito, es personal y también porque le pusieron los votos de la lista y otra cosa es el resultado general de la votación. Una vez que tengamos todos los resultados listos, lo que corresponde es que la lista que pierde salude a la lista ganadora, ambas se integran a la mesa y a partir de eso el PS, por favor, tiene que seguir trabajando como corresponde.

¿Se pueden recomponer las relaciones en el partido después de esta elección?
Yo quiero apostar que es así, que es necesario. En el proceso de elecciones hay pasiones y a veces se dicen frases demás, pero uno espera que efectivamente se recomponga. Hay que querer al PS entonces uno no puede tirar el mantel y echar todo abajo porque no te fue bien en la elección, o sea, no corresponde.

Su relación personal y política con Maya Fernández después de esta pugna electoral, ¿queda igual que antes?
En las relaciones políticas le tengo total respeto a Maya, creo que ha hecho una carrera propia que me parece muy importante. Políticamente hablando, creo que la carrera y lo que ha mostrado Maya es estupendo. Y me parece estupendo que se haya presentado a la elección, yo dije de un comienzo que quería que le fuera bien, quizás no tan bien, pero que le fuera bien. Por supuesto siempre va a ser mi sobrina, es alguien a quien yo quiero muchísimo y, por lo tanto, eso no está en cuestión. Maya merece todo el respeto, ha sido la líder, ha sacado una buena votación, ha encabezado una lista, se la jugó.