Menú×

Noticias

La Euforia Se Desata Cada 50 Minutos

Miercoles 13 de Octubre de 2010 | Actualizado el 28/10/2017 a las 20:26:20
Hasta el momento han sido rescatados ocho mineros.- Florencio Ávalos, el primero en salir del pozo a las 23.10 hora de Chile.

FRANCISCO PEREGIL - ENVIADO ESPECIAL en Mina San José
www.ELPAIS.com

El rescate más esperado continúa sin problemas en el desierto de Atacama, al norte de Chile. Después de pasar 69 días atrapados en una cárcel de roca en la mina San José a más de 600 metros de profundidad, los 33 mineros chilenos atrapados han empezado a ver la luz del sol. La cápsula Fénix, encargada de conducirlos uno a uno al exterior a través del pozo excavado durante 33 días, ha llevado a la superficie hasta ahora a ocho trabajadores. El octavo, que ha visto la luz a las 12.04 hora española, ha sido Claudio Yáñez , de 34 años y con dos hijas, que trabajaba en la mina con la esperanza de lograr un contrato indefinido. La operación es lenta, ya que cada viaje de ida y vuelta a las entrañas de la tierra dura entre 50 y 55 minutos. El dispositivo durará entre 24 y 48 horas, está siendo retransmitido en directo a una audiencia potencial de mil millones de espectadores y seguido in situ por un millar de periodistas que se ha trasladado hasta la zona.

Florencio Ávalos, de 31 años, ha sido el primer minero en salir y ha llegado a la superficie entre aplausos, gritos de "¡Cheacheí, Chi, Eleé, Lé, Viva Chile!" y muchísima emoción a las 00.10 de este miércoles (5.10 en la península española). En la superficie le esperaban ansiosos su esposa, Mónica Araya; su padre, Alfonso; sus hijos Alex (16) y Byron (8), y su tío Wilsson. Los familiares han roto a llorar y se han fundido en abrazos con él, mientras una sirena alertaba al campamento Esperanza de que el salvamento más milagroso de la historia de la minería había comenzado con éxito. El minero, el capataz -segundo en jerarquía- de la mina, llevaba unas gafas oscuras especiales para evitar que la luz dañara sus ojos y mostraba una gran serenidad. La misma emoción y los mismos aplausos se ha repetido una hora después de la salida de Ávalos. "¡Viva Chile mierda!" es lo primero que decía un eufórico y bromista Mario Sepúlveda, un electricista de 39 años, cuando se ha abierto la cúpula.

Cuidado con el pánico

Sepúlveda, que asegura que hoy ha enterrado 40 años de su vida para iniciar una nueva etapa, ha pedido a los medios que no se les trate "como artistas". "Yo quiero que me sigan trabajando como Mario Sepúlveda, como el minero trabajador", ha añadido el trabajador, muy conocido por ser quien amenizaba los vídeos grabados durante el "encierro" y mostraba al mundo cómo viven en el refugio. "Estoy contento, la verdad estoy muy emocionado de estar acá arriba. Nos devolvieron la vida. Es increíble que a 700 metros de altura, sin vernos frente a frente, nos recuperaron", ha añadido el minero, autor nada más salir de una de las frases destinadas a recordarse: "Estuve con Dios y el diablo. Me pelearon y ganó Dios, me agarré de la mejor mano". Siguiendo el mismo ritual, una hora después (a las 7.10 hora peninsular española) aparecía Juan Illanes, el tercer rescatado. Illanes, ex militar de 52 años, ha vuelto al mundo alrededor de las 7.10 en la España peninsular y ha sido recibido por su mujer, una muy nerviosa Carmen Baeza, según imágenes mostradas por la televisión chilena. A diferencia de los anteriores, que mostraban un buen estado de salud y mucha energía al llegar a la superficie, Illanes ha sido trasladado en camilla hasta el hospital de campaña para ser examinado.

El cuarto, el boliviano Carlos Mamani -el único extranjero del grupo-, ha sido liberado a las 8.09. Su esposa, Verónica Quispe, le estaba esperando con una bandera de su país. Piñera le ha dado la bienvenida a la "superficie, a la vida y a su esposa". Mamani, padre de una bebé de un año y cuatro meses, llevaba sólo cinco días trabajando en la mina cuando el derrumbe del 5 de agosto lo convirtió en uno de los protagonistas de esta historia de resistencia en las más adversas condiciones. En las próximas horas el minero boliviano será saludado por el presidente de su país, Evo Morales, que llegará hoy a Copiapó. El viaje de bajada de la cápsula ha sido el primero sin nadie a bordo, ya que en los primeros tres iban los rescatadores Manuel González Pavez (brigadista), Roberto Ríos Seguel (sargento 2º de la Armada y enfermero) y Patricio Roblero Abarca, (cabo 1° de la Armada y enfermero). Tras ellos, ha recuperado la libertad a las 9.10 hora española Jimmy Sánchez, de 19 años, el más joven, que durante su encierro envió a la superficie conmovedores mensajes. Padre de un bebé de tres meses al que apenas alcanzó a conocer, Jimmy quiere casarse con su novia Helen Avalos, de 17 años, aunque no está muy de acuerdo su padre, Juan Sánchez. "El 5 de agosto estaba perdiendo un hijo, hoy estoy ganando un hombre", ha dicho el padre.

Después del quinto rescate se ha producido un parón de 27 minutos para que los técnicos cambien una rueda de la cápsula. El sexto ha salido a las 10.35, Osmán Araya, de 30 años. Casado y con tres hijos, llevaba sólo cuatro meses en la mina y quería dejarla porque no lo veía segura. Ha sido recibido por su esposa, a quien ha abrazado y ha besado con lágrimas en los ojos, en uno de los momentos más emotivos. "Muchas bendiciones para todos", ha declarado Araya tras abrazar a su mujer y al ministro de Minería, Laurence Golborne. A los cuatro primeros los ha saludado el presidente de Chile, Sebastián Piñera, que ha acudido a la mina en helicóptero para ponerse al frente del rescate. Tras saludar a sus familiares más cercanos, los rescatados pasan un módulo de aislamiento, donde reciben también la visita de un número reducido de familiares. Luego son trasladados en helicóptero al hospital de San José en Copiapó, capital de la región de Atacama, donde permanecerán probablemente dos días. Los cuatro primeros ya están allí. Al margen de un retraso de unas dos horas en el inicio de la operación, el rescate de los mineros sigue los tiempos previstos. Según René Aguilar, gerente de riesgos profesionales de Codelco, la cápsula tarda 20 minutos en bajar, 20 minutos en prepararse y otros 15 en subir. En total, 55 minutos por cada minero. A este ritmo, está previsto que el rescate dure entre 24 y 48 horas.

El orden de salida

Antes de que empezar a recibir buenas noticias, la cápsula descendió en dos ocasiones vacía para evaluar el buen estado del conducto por el que se opera el rescate y el funcionamiento de los sistemas de comunicación. Poco después de las cuatro de la madrugada descendía el primer rescatador, Manuel González. A los tres rescatadores que están bajando a la mina y a los mineros los enfoca a la cara una cámara para estudiar posibles reacciones de pánico. "La cámara de televisión nos va a proveer de información en el fondo de mina y adicionalmente tenemos que instalar otros tres sistemas de comunicación para los mineros, los rescatadores y la atención médica", ha explicado el ministro de Minería, Laurence Golborne. Otros cuatro miembros de los equipos de auxilio bajarán a la mina con medicamentos para tratar desde dolores de cabeza hasta ataques cardíacos, según informa El Mercurio.

El orden de salida de los mineros, entre los electricistas, conductores, expertos en explosivos y hasta un ex futbolista, se ha decidido en función de su estado físico. Se insistió mucho en que los cinco o seis primeros en ver la luz debían ser los más "hábiles y sanos", a los que siguen los más débiles y, por último, los 17 considerados más fuertes. Horas antes del inicio de la operación, las autoridades chilenas han entregado a los familiares la lista: Florencio Avalos, Mario Sepúlveda, Juan Illanes, Carlos Mamani, Jimmy Sánchez, Osmán Araya, José Ojeda, Claudio Yáñez, Mario Gómez, Alex Vega, Jorge Galleguillos, Edison Peña, Carlos Barrios, Víctor Zamora, Víctor Segovia, Daniel Herrera, Omar Reygada, Esteban Rojas, Pablo Rojas, Darío Segovia, Yonny Barrios, Samuel Avalos, Carlos Bugueño, José Henríquez, Renán Avalos, Claudio Acuña, Franklin Lobos, Richard Villarroel, Juan Carlos Aguilar, Raúl Bustos, Pedro Cortez, Ariel Ticona y el jefe de turno, Luis Urzúa.

Cómo sobrevivir a los medios

Chile vive con enorme expectación y orgullo el desenlace de esta historia de supervivencia que ha dado la vuelta al mundo. El interés mediático es tal que los 33 mineros han recibido clases por videoconferencia para prepararse ante la avalancha periodística que les espera y para aprender a gestionar las ofertas económicas que ya están recibiendo. Un psicólogo también les ha preparado para enfrentarse a su vida en el exterior.

"Ni los mineros van a ser los mismos, ni Chile va a ser el mismo"

Poco después de la llegada del primer minero, Sebastián Piñera, ha asegurado que "un país que quiere ser desarrollado tiene que respetar a sus trabajadores". "Esta mina no se va a volver a abrir hasta que se garantice la seguridad de la gente que trabaja en ella", ha sentenciado, para anunciar que en la zona se construirá un memorial. "Estamos haciendo una revisión completa de las normas de seguridad", ha añadido.

Piñera ha presentado la operación de rescate como un reto para la nación. "El mundo entero va a compartir la alegría de estos 33 mineros y de los 17 millones de chilenos", ha declarado ante cientos de periodistas. "Hemos cumplido, no nos hemos rendido". "Ni los mineros van a ser los mismos, ni Chile va a ser el mismo. Hemos aprendido una lección: con la ayuda de Dios somos capaces de hacer grandes cosas", ha dicho Piñera, que también ha señalado que espera que después del drama de la mina ningún trabajador del país se vea expuesto a un peligro similar.

Claudio Yáñez, padre de dos hijas, una de las cual ha grabado el momento con su cámara de vídeo, ha llegado al exterior de la mina. Allí se ha unido a José Ricardo Ojeda Vidal, Osmán Araya Araya, Jimmy Sánchez, Carlos Mamani, Juan Illanes, Mario Sepúlveda y Florencio Ávalos, que ya están en la superficie de las galerías de la mina San José. A las 00.10 de Chile (cinco de la mañana en España) Ávalos ha visto el cielo después de más de dos meses atrapado. Sus compañeros le han seguido con una regularidad horaria y sin complicaciones.

En el interior, sus compañeros esperan turno para abandonar su cárcel de roca a más de 600 metros de profundidad. El rescate está generando gran expectación todo el mundo y la noticia ocupa un lugar destacado en las portada de los principales medios.

Fuente: www.elpais.com
Foto: www.latercera.com