Menú×

Noticias

El Socialismo Chileno Puede Dar Ejemplo De Unidad, Disciplina Y Entrega

Sabado 26 de Noviembre de 2016 | Actualizado el 25/10/2017 a las 16:43:34
Saludo de la Presidenta del Partido Socialista de Chile, Senadora Isabel Allende Bussi al Comité Central del PS, realizado el sábado 26 de noviembre de 2016.

Santiago, 26 de noviembre de 2016

 

Queridos compañeros y compañeras,

 

Me dirijo a ustedes a través de esta nota para saludarlos y agradecer el gran esfuerzo desplegado por el Partido y sus candidatos en las últimas elecciones y, al mismo tiempo, formular algunos planteamientos que me parecen muy importantes de abordar en este Pleno. Aunque era mi deseo poder estar presencialmente en este encuentro, por prescripción médica me he visto impedida de hacerlo. Ciertamente, retornaré a mis funciones como Presidenta del Partido a la mayor brevedad posible.

Este Pleno se efectúa pasado a un mes de las elecciones municipales. Los resultados para la Nueva Mayoría no fueron buenos, ni tampoco para el país, ya que dos de cada tres chilenos no concurrieron a votar, lo que demuestra el profundo malestar de la ciudadanía frente a las malas prácticas y problemas de desempeño. Sin perjuicio de lo anterior, no puedo dejar de destacar que el Partido Socialista aumentó en un 10% sus concejales electos. Confío en que este Comité hará un análisis con la profundidad necesaria para una evaluación que nos permita afrontar con éxito el trascendental desafío de 2017.

Hoy, nuestro gobierno inicia su última etapa, con un equipo ministerial que deberá enfrentar las tareas de culminar las reformas pendientes. Conducir y mejorar la gestión política y administrativa, y hacer un gran esfuerzo por elevar el crecimiento económico y proteger el empleo.

Luego de un período de tropiezos en la relación con nuestro gobierno, hemos abierto un nuevo espacio de coordinación a partir de las prioridades que fijemos el próximo 1º de diciembre. Lo importante es contar con un mecanismo para procesar nuestras diferencias y no recaer en desaciertos. Requerimos demostrar una voluntad real para trabajar en equipo. Como socialistas nos corresponde liderar el esfuerzo por mejorar el clima en la coalición, elevar el nivel del debate y evitar caer en polémicas estériles. Esto es lo que nos exige la ciudadanía.

Para los socialistas este es nuestro gobierno. La Presidenta Bachelet ha tenido el coraje histórico de encabezar un proceso de transformaciones. Hoy expresamos nuestra lealtad a Michelle Bachelet.

A partir de este nuevo trato entre el Gobierno y la Nueva Mayoría, debemos concentrarnos en tareas que nos exigirán mucha madurez como Partido:

En primer lugar, debemos culminar el proceso de refichaje y renovar nuestras autoridades partidarias. La Mesa del Partido y su Comisión Política han acordado realizar elecciones internas el 26 de marzo próximo, y en esa oportunidad reforzaremos las tareas correspondientes al refichaje.

En segundo término, debemos enfrentar con serenidad estratégica las elecciones parlamentarias y presidenciales del próximo año. Al respecto, hemos construido un acuerdo como Mesa del Partido para efectuar elecciones primarias y definir nuestra candidatura presidencial. Se trata de contar con un mecanismo democrático y participativo, que permita al PS elegir a quien nos representará en la primaria de julio del 2017.

Los socialistas contamos con una pluralidad de liderazgos para encabezar el proyecto de la centroizquierda. Es una gran oportunidad y también una tremenda responsabilidad con el país y nuestra coalición. Por eso, nuestra opción es caminar con la lucidez necesaria y con vocación de triunfo hacia nuestra opción presidencial. Estoy comprometida para que este proceso esté marcado por un sello constructivo y unitario, que sume positivamente al proyecto de transformaciones del país.

Junto con la definición presidencial, debemos construir un acuerdo parlamentario único que de sustento a nuestras ideas y a un futuro gobierno. Será tarea prioritaria del Partido comenzar a trabajar ya en la conformación de esta lista, con especial atención al cumplimiento de la cuota de género.

En tercer término, debemos perfilar nuestros planteamientos programáticos en el marco de nuestra alianza política. En ese objetivo está trabajando la Secretaría de Programa y el Instituto Igualdad. A partir de ahora es necesario profundizar ese trabajo para poder contar con los ejes programáticos que a los socialistas nos parecen de importancia estratégica.

Nuestro programa debe proponer respuestas eficaces para los desafíos emergentes. Temas como las nuevas formas de trabajo a distancia o parcial; la gestión sustentable de ciudades y de nuestros recursos hídricos; escuelas y salud cercanos al domicilio o al trabajo; el derecho a la interrupción del embarazo; un sistema de protección social y un nuevo sistema de pensiones, entre muchos otros temas, que deberán concentrar nuestro esfuerzo intelectual para sentar las bases de nuestro programa.

Ha llegado la hora de enfrentar una transformación del sistema de Isapres. Tampoco podemos desoír la aspiración de miles de trabajadores y familias de esfuerzo de vivir en un entorno libre de delincuencia.

Estoy convencida que nuestras propuestas interpretan a la ciudadanía que marcha y que después no vota, porque ha dejado de creer. El reto es demostrarles que podemos encabezar un proyecto que se haga cargo de las aspiraciones que surgen de su esfuerzo, y al mismo tiempo, construir una sociedad más justa y solidaria.

Enfrentar estos desafíos exige una visión global de sociedad que debe ser el horizonte que nos movilice. Una sociedad centrada en la idea de ciudadanía fundada en derechos, una sociedad donde garanticemos niveles de protección para alcanzar una existencia digna.

Compañeras y compañeros,

Hemos vivido tiempos difíciles como gobierno y como coalición. Pero soy optimista. Tenemos las ideas, los instrumentos y la base social para mantener en alto nuestras convicciones.

Esto nos obliga a profundizar el diálogo político con nuestros aliados para culminar bien nuestro gobierno y proyectarnos hacia el futuro.

Ese debe ser nuestro predicamento y nuestro rol en el período que se inicia: fortalecer la unidad de la centroizquierda.

Vivimos tiempos de cambios profundos en los que el quehacer político está llamado a recuperar su capacidad de representar a las mayorías, y a hacerlo desde un lugar de dignidad, probidad y profundo amor por Chile. Ese, ni más ni menos, es el desafío que tenemos entre nuestras manos.

De nosotros depende que el socialismo chileno pueda dar, una vez más, un ejemplo de unidad, disciplina y entrega.

Reciban mi saludo fraterno,

 

Senadora Isabel Allende B.
Presidenta del Partido Socialista de Chile