Menú×

Noticias

Roberto Matta, El Vertor

Miercoles 09 de Noviembre de 2011 | Actualizado el 28/10/2017 a las 18:51:12
La Senadora de Atacama, Isabel Allende ha realizado un homenaje al artista Roberto Matta, en el hemicilo del Senado, con motivo de la conmemoración de su centenario este 11 de noviembre del 2011 o el 11/11/11 como le gustaba nombrarlo a él.

HOMENAJE A ROBERTO MATTA, CON MOTIVO DE SU CENTENARIO (11/11/11) DE LA SENADORA DE ATACAMA, ISABEL ALLENDE B.

Y como dice Cecilia Valdés, fue inseparable el artista del hombre. Como surrealista, ambas facetas se entrecruzaban. Ello descolocaba a muchos y hacía creer a otros sus frases al pie de la letra. Eso no era conocer a Matta. Él mismo decía:
"No hay que creerle todo a un surrealista como yo. Puedo estar comiéndome una manzana y darle un mordisco, y puedes preguntarme si me gustan las manzanas y diré: las odio".

ROBERTO MATTA es una persona excepcional y como él mismo se autodenominaba, un “VERTOR” y decía: “Lo que a mí me interesa es el verbo ver, no pintar, y entonces soy más bien algo como un “vertor”. Trato de detectar dónde están los escándalos, las cadenas, las trampas. Y no se trata de pintarlas: la gente debe aprender a abrir los ojos, no a mirar pinturas”.

Su propia fecha de nacimiento el 11 del 11 de 1911 es un juego de la imaginación numérica y la conmemoración de su centenario nos ofrece un espacio para disfrutar la maravilla de su arte, que nos abre a la infinitud, eliminando los puntos de fuga y la línea del horizonte, y nos hace observar la realidad desde los más diversos puntos de vista, como él mismo lo plantea: “para ver la realidad misma del fenómeno”.

Juan Ignacio Rodríguez Medina comentaba:
"No es fácil definir categorías en el arte de Matta. No lo es, porque supone fijar y delimitar una pintura que reivindica lo ilimitado y móvil: "Yo no sé nada de nada. Yo no comprendo nada de la estética. Soy un inocente. Yo no soy un insecto y detesto que me clasifiquen entre los insectos. No me gusta que me nombren, ni siquiera que me llamen Roberto"
, decía en 1961".

Para mí es un honor haberlo conocido, durante los viajes que él realizó a Chile en el gobierno del Presidente Salvador Allende. Fue mi madre, Hortensia Bussi, la primera en invitarlo a almorzar a Guardia Vieja, y estando en el escritorio de mi padre, Matta le regaló un pequeño cuadro que no estaba firmado, porque él no firmaba los cuadros. Sin embargo, mi padre le pidió que lo hiciera y después de ello le manifestó “esta es la primera cosa que se ha firmado en este escritorio desde que soy Presidente”.

ROBERTO MATTA fue un artista solidario y que siempre entregó su apoyo a las causas por la libertad, la igualdad y la paz. Sus visitas a nuestro país entre 1970 y 1973 posibilitaron que muchos jóvenes muralistas tuvieran la oportunidad de trabajar y aprender con él. También artistas, intelectuales, políticos, dirigentes sociales y agrupaciones populares que pudieron reunirse para dialogar y disfrutar de su imaginación y elocuencia sin fin. La amistad de Matta con Tencha continuó durante el exilio y hasta hoy su cariño hacia la figura de Salvador Allende se expresa en las obras donadas al Museo de la Solidaridad, que forman parte de su colección permanente, y el contacto de siempre con su viuda, Germana Matta.

ROBERTO MATTA es de los artistas más originales, creativos y reconocidos en el mundo que tenemos el orgullo de saberlo chileno, aunque tal como una vez lo dijo, se había puesto chileno después del golpe de 1973, por la solidaridad que se había generado en el mundo por la tragedia del Palacio de La Moneda: “No me siento solo chileno, a mi me viene una cosa patriótica respecto de todos los países en los que matan a la gente… Yo tengo más bien un amor matrio, me interesa identificarme con esas cosas que van a procrear y crear valores”.

ROBERTO MATTA es un artista para el cual ver significa todo, porque según él esa es la única manera de abrir la conciencia y reponer el asombro en el ser humano. Para Matta el espectador tiene que liberar su imaginación y poseer el cuadro, y que cada quien se dé cuenta que tiene un “ojo-ser” que le permite mirar la realidad del mundo, y tal como lo declara: “Yo no pinto, yo veo en las manchas un cosmos. Yo parto de las manchas. Como la gente ve vacas en las nubes, yo veo mundos en las manchas”.

Cecilia Valdés Urrutia también comentaba que
cuando murió su gran amigo Nemesio Antúnez, se le pidió que se manifestara. Envió un poema con geniales dibujos que hizo en personal homenaje. Esos expresivos "monos" aludían a lo musical. Lo tituló "Nos-otros te cantamos", y decía:

"¡Hermanador Nemesio!, y amor nuestro.
Y esto es lo que se sabe.
Que tu historia ha sido para todos nos-otros,
el encantador y re-organizador en Chile,
de un concepto nuevo de las trompetas y de la Artillería
el arte de hoy, en hoy y para hoy".
El Cosmo-now
Con un poderoso abrazo en la fuerza invencible de tus ojos"

ROBERTO MATTA es un orgullo para Chile y todos los homenajes que le rindamos en su centenario lo encontrarán a él siempre con su originalidad, su humor y la plena conciencia del ser, apostando por la utopía cotidiana.

Quiero terminar mi intervención saludando a Germana Matta, felicitándola por estas fechas, y recordando estas palabras de nuestro gran artista, ROBERTO MATTA: “Yo creo que lo que se puede decir es que la utopía se parece al sueño en la vida corriente: si tú no duermes, te vuelves loco, de manera que tienes que dormir. Tiene que haber un sueño, tiene que haber un proyecto común que corresponda al sueño, que corresponda a soñarse en una cosa formidable que te saca del dolor cotidiano”.

Muchas gracias.

Fotografia: Archivo Fundación Salvador Allende - Hortensia Bussi y Roberto Matta Autor: Jorge Triviño