Menú×

Noticias

Hay Machismo En Las Directivas De Los Partidos

Viernes 25 de Abril de 2014 | Actualizado el 28/10/2017 a las 00:17:50
Entrevista realizada a la Presidenta del Senado, Isabel Allende Bussi, por Gisselle Crouchet, Subeditora Política del Diario La Segunda. Viernes 25 de abril de 2014

«Presidenta del Senado».

La frase del letrero que adorna la puerta de la oficina de Isabel Allende en la Cámara Alta no es sólo para mencionar la tarea que desempeña desde el 11 de marzo, como primera mujer en ejercer ese cargo. Hasta entonces, figuraba la palabra "Presidente". Y de tanto escucharla en género masculino, mandó a hacer el cartel en forma simbólica.

A su juicio es fundamental un cambio cultural en Chile para que la mayoría de mujeres del padrón electoral, se vaya reflejando en los cargos parlamentarios.

Por ello, remarca su respaldo a la norma incluida por la Presidenta Bachelet en la reforma al sistema binominal de elección de diputados y senadores, y que dispone una "cuota" mínima para la participación femenina, si bien el proyecto apunta a un equilibrio entre los géneros: que ninguno supere la proporción de 60/40 de los candidatos.

"Con el binominal ha habido una tremenda resistencia de los partidos, porque siempre hay que llevar un número limitado de candidatos (dos por pacto, cantidad de cargos en competencia) y eso lo ha hecho más difícil. Pero si nos acercamos al proporcional, hay más oportunidades para las mujeres y los partidos políticos más pequeños".

-¿Qué dificultades viven las mujeres en política?
 

-Tienen bastantes complicaciones, ya sea de índole doméstica, para generar recursos, si trabajan ganan menos que los hombres. Y hay un verdadero círculo vicioso: 'como no tiene experiencia, no puede ser candidata... y no puede ser candidata, porque no tiene experiencia'es una frase que se escucha cuando se trata de cargos de mayor responsabilidad.

-¿Dónde está el mayor problema?

-El mayor tema está en los partidos políticos. Poco a poco han ido comprendiendo.

-¿Hay un alto machismo en los partidos?

-Bastante machismo. En general en las directivas. Siempre ha sido difícil, llegamos más tarde (a la política) y ganar espacios es un proceso que no ocurre de la noche a la mañana; tiene su lentitud.

Incluso cuando estoy presidiendo la mesa del Senado, muchos colegas me dicen la primera vez 'señora presidenta' y al poco rato siguen 'señor presidente... señor presidente'.

-¿Les dice algo?

-Sí: 'De aquí en adelante diríjase a la presidenta'. Se ríen, yo se los digo amablemente, los pillo, sé que les cuesta asimilar los cambios. Por eso puse un letrero que dice «Presidenta del Senado» fuera de mi oficina.

-¿Hace algún llamado a sus colegas para aprobar esta normativa? No sólo le pregunto por los hombres; algunas mujeres han criticado la propuesta por considerar que debe imperar la meritocracia.

-Por desgracia, también algunas mujeres piensan que establecer cuotas es dar una garantía, cuando lo único que estamos pidiendo es ser candidatas y que el electorado decida.

El tema no es de méritos, porque muchas veces hay mujeres meritorias, pero no les dan la oportunidad, o se las lleva a distritos donde no tienen oportunidad. Y en general tienen muy buena votación, salen electas. El tema es pasar el cedazo de los partidos políticos que normalmente son dirigidos por hombres, las cuotas de poder son manejadas por hombres. Y los hombres se protegen, se cuidan.

-¿Y qué opina del bono de 500 UF que el Estado daría con esta ley a los partidos por cada mujeres electa? ¿Realmente necesitan las mujeres una «dote»?

-Hablar de dote es casi gracioso... Los recursos son un estímulo a los partidos. Los gastos de campaña son bastante mayores que esa cifra, no sé si eso va a tener realmente una eficacia o va a ser el estímulo necesario. Lo importante es que culturalmente se van rompiendo los cedazos.

-¿Cómo ha vivido usted esta experiencia como hija de Salvador Allende?

-En mi caso hay una diferencia que tengo que reconocer, el nombre reconocido y la historia que tengo es muy querida en la base socialista.

Mi único consejo a las mujeres es que se atrevan. Esto es lo que viví en la elección senatorial: Muchas veces se me presentaba la posibilidad de ser senadora y se me cerraban las puertas, una y otra vez. Previo a que yo fuera finalmente cantidata a la Cámara Alta (por la III Región de Atacama), el senador (en ejercicio) Ricardo Núñez había dicho que no quería repostular. Pero señalé que en caso que él quisiera, yo iba a competir con él en una primaria.

Ahora, hay que buscar siempre los mejores mecanismos.

"¡Que lo intenten al menos!"

-¿Es un buen mecanismo la ley de cuotas del 40%? No pocos piensan que es impracticable en los partidos reunir esa cantidad de candidatas.

-Siempre van a tratar de poner pretextos. ¡Que lo intenten al menos! Siempre habrá que ponerse metas. Es un bonito desafío.

El 40% me parece bien, además es para darle la oportunidad al otro género. A lo mejor después va a ser 60% mujeres y 40% hombres...

-Pero la Presidenta Bachelet no tiene un 40% de ministras...

-No las tuvo en esta oportunidad, pero sí la otra vez, y siempre ha dado los espacios y también desde ONU Mujeres.

-La senadora Jacqueline van Rysselberghe (UDI) afirma que el tema de las cuotas es un distractor del aumento de parlamentarios.

-Dejémonos de excusas.

-¿Cree que falta "solidaridad con el género" como dice María de los Angeles Fernández, de Chile 21?

-No sé si es falta de solidaridad o se han comprado con facilidad el argumento de que tienen que estar en el Parlamento los más competentes. No necesariamente están los mejores; quizás había otros mejores y no tuvieron la oportunidad.

-¿Por qué no cuota de etnias?

-Hay que mirar cuidadosamente las legislaciones donde se procura tener una representación de las etnias, en otros casos representantes de las comunidades que viven en el exterior, hay distintas opciones que en el futuro se podrán ver. Lo importante es que le demos un impulso y que las mujeres no estén subrepresentadas. En los países donde han aprobado estas leyes ha habido un salto cualitativo, como en Argentina, en vez del 14% ahora tienen un 30%, 35%.

 Costo de nuevos parlamentarios: Consejo de Asignaciones resolverá

-¿Es viable aumentar el número de legisladores sin elevar los gastos del Parlamento? ¿Es posible a través de la reasignación de recursos?

-Los senadores y diputados desde hace dos años tenemos un comité de asignaciones y no tenemos ninguna posibilidad de decidir aumentar o disminuir los recursos. Esto efectivamente tendrá que ser visto.

Algunos cálculos dicen que si cada vez que hay un reajuste al salario no se aplica, habría un ahorro cercano al 20% en cuatro años. O que a lo mejor hay que reducir alguna asignación para gastos operacionales, arriendos de oficina, bencina, traslados. Ahí tendrá que ver el consejo de asignaciones parlamentarias.

-El aumento de parlamentarios es resistido por la ciudadanía.

 

-A la gente se le olvida que para 1973 había 50 senadores y 150 diputados. En un Senado de 38 miembros es muy difícil avanzar en algunos temas. Por ejemplo, por la Comisión de Constitución pasan prácticamente todos los proyectos, y tiene atascados más de 200, aunque sesiona 4 días a la semana. Podría haber dos o tres comisiones de Constitución, y no una sola. Porque aunque se trabaje un mayor número de horas semanales, no dan abasto.