Menú×

Noticias

Senadora Allende En La Casa Del Pueblo En Montevideo

Sabado 10 de Septiembre de 2011 | Actualizado el 28/10/2017 a las 19:00:24
La Senadora de Atacama, Isabel Allende, fue invitada por el Partido Socialista del Uruguay a realizar una charla denominada CHILE HOY, dando cuenta de los últimos acontecimientos que vive el país.

La Senadora de Atacama, Isabel Allende, participó como invitada del Partido Socialista del Uruguay, en la charla CHILE HOY, en la Casa del Pueblo, en Montevideo. En la ocasión, fue presentada por el Secretario General del PSU, Eduardo "Lalo" Fernández.

La parlamentaria comenzó agradeciendo la invitación y destacó la hermandad existente entre los socialistas uruguayos y chilenos, y la permanente relación y cariño con su dirigencia encabezada por Lalo Fernández.

La Senadora Allende inició su exposición dando cuenta de los avances de la Concertación durante los 20 años de gobierno, respecto a la disminución de la pobreza y la indigencia, la ampliación de la cobertura educacional, el desarrollo de las infraestructuras, el mayor acceso a salud y vivienda. Sin embargo, también destacó las falencias, errores y deudas pendientes que dejó la coalición de centro-izquierda, especialmente porque Chile sigue siendo uno de los países más desiguales del mundo, y ello ha afectado directamente a la clase trabajadora, a los más pobres, pero también a la clase media. Además, la Senadora declaró que más que ganar la derecha, la que perdió fue la Concertación.

"Invertimos muchísimo, pero no fue suficiente, considerando las profundas desigualdades sociales que nos acompañan. Hoy nos encontramos con un Chile movilizado, con los estudiantes que han puesto en la agenda pública el tema de fondo que es la educación que hoy tenemos, con un modelo no da para más, y de un Estado que no ha logrado a hacer un cambio sustantivo en esta materia: tenemos calidades totalmente desiguales en los establecimientos educacionales, un modelo de educación no integrado, un sistema que no garantiza calidad.

Es cierto que hemos tenido una explosión en el ingreso a la universidad, ya que hoy  7 de cada 10 jóvenes son primera generación que accede a ésta, con un tremendo esfuerzo familiar, pero que ingresan a carreras sin oferta laboral y en un país donde se pagan los aranceles más caros del mundo. Ello se ha traducido en familias endeudadas, en sectores medios desprotegidos que tienen que enfrentar costos gigantescos y deudas que implican años de pagos.

También esta situación existe en la salud. En este ámbito, también ampliamos cobertura y contamos con el Plan Auge que garantiza la atención para las más de 70 enfermedades principales. Pero a la vez, tenemos un sistema privado, las Isapres, que tiene una rentabilidad del 70%, y ello es completamente desorbitado e injusto. La gente está sintiendo que han sido descuidados, y aunque duplicamos dos veces el per cápita, tenemos un crecimiento de tasas razonables, e incluso nuestras tasas de cesantías son menores a lo que vemos hoy en el resto del mundo, es fundamental que avancemos hacia mayores índices de igualdad. Y esa es una de las grandes deudas de la Concertación".

De igual forma, Isabel Allende, destacó el que su coalición de gobierno no fue capaz de cambiar la Constitución de la dictadura militar: "Nosotros tenemos un gran tema pendiente que es contar con una constitución de origen democrático. Durante 16 años, hasta fines del gobierno del ex Presidente Lagos, continuamos con los enclaves autoritarios, entre ellos los senadores designados. Es cierto que hemos ido realizando distintas reformas, pero necesitamos generar condiciones para que elaboremos una nueva Constitución para Chile.

Además, tenemos un sistema binominal, que ha impedido por años la renovación de los liderazgos y la incorporación de nuevas fuerzas políticas. Ello ha influido directamente en que haya una critica muy fuerte hacia la denominada "clase política", donde la desconfianza hacia nuestros partidos y nosotros los parlamentarios es muy grande. De hecho, la baja que ha experimentado el actual Presidente de la República no la habíamos tenido nunca desde el regreso a la democracia, llegando sólo a un 26% de adhesión, es decir incluso menos de lo que habitualmente la derecha ha ostentado. Pero ello no es capitalizado por la Concertación, que también baja muchísimo, ni por ninguna otra fuerza política, y eso es muy complejo para la situación nacional".

La parlamentaria
valoró el rol que los estudiantes están teniendo en una movilizaciones que llevan más de tres meses y que han impactado profundamente en la sociedad chilena: "Estoy segura que Salvador Allende estaría muy orgulloso de lo que están haciendo los estudiantes. De hecho, la única figura política que es rescatado por ellos, es precisamente el Presidente Allende, y aunque no lo conocieron, rescatan su coherencia, su consecuencia. En ese sentido, los jóvenes chilenos han puesto la educación en el centro de la agenda pública nacional, y han logrado que los profesores, los padres, los apoderados, los trabajadores y desde todos los sectores apoyen sus planteamientos. Hoy, más del 70% de la población aprueban las movilizaciones estudiantiles y espera que se llegue a un cambio central en el modelo con que hemos funcionado, y que se pueda acceder a una educación de calidad, gratuita, laica y sin discriminaciones de ningún tipo".

En otro ámbito, la Senadora Allende, destacó la importancia que tuvo para Chile la nacionalización del cobre, efectuada por el Presidente Allende, en 1971, con la unanimidad de todos los parlamentarios, y que ha significado ingresos fundamentales para el desarrollo del país: "A la fecha, los ingresos generados por un tercio de la producción del cobre que está en manos del Estado representan más de US$ 85 mil millones, y ello ha posibilitado la realización de los avances sociales durante los gobiernos de la Concertación, donde es destacable la Reforma Previsional efectuada por la ex Presidenta Bachelet".

En ese contexto, la parlamentaria comentó que uno de los grandes problemas que el país está enfrentando, considerando la importancia que tiene la minería en Chile, es la energía que requieren las grandes empresas, abriéndose un debate relevante en torno a la matriz energética que se requiere: "Nuestro país se ve enfrentado a un gran desafío, ya que desde una matriz energética basada fundamentalmente en el gas y las hidroeléctricas, nos hemos "carbonizado" y los principales proyectos que han sido aprobados o se encuentran en proceso de, son las termoeléctricas. Se ha optado por una energía más barata, que una menos contaminante, y aún así, Chile tiene una de las tarifas más altas del mundo en electricidad. Por otra parte, no se consideran las características geográficas y naturales de nuestro país que permitirían una gran expansión y desarrollo de las energías renovables. Como parlamentarios, transversalmente, estamos avanzando hacia que a lo menos contemos con un 20% de ERNC para el 2020, pero ello depende fundamentalmente de las decisiones que tome este gobierno".

Otro de los aspectos que la Senadora Allende destacó fue la importancia que tiene para las exportaciones nacionales el respeto por el medioambiente, que se verán afectadas por la "carbonización" de la matriz energética: "Cuando se visualiza a mediano plazo lo que ello implica, junto con los innumerables pasivos ambientales que las mineras dejan en nuestras regiones, y que afectan a la salud de la población generando graves daños, también está la huella de carbono que iremos dejando sobre nuestros productos y que influirán en los estándares internacionales que se nos exigen para poder ingresar a los mercados. Este es un tema del cual es necesario hacer mayor conciencia en las autoridades".

Respecto al rol de la mujer en nuestro país, planteó que aunque tuvimos la primera Presidenta de la República, en la persona de Michelle Bachelet, Chile sigue siendo uno de los países con las tasas más bajas de participación laboral y de menor participación política: "Es cierto que hemos aumentado el ingreso de la mujer al mundo del trabajo, y de un 34% avanzamos a cerca del 41%, pero aún seguimos teniendo de las tasas más bajas de América Latina. Y respecto a la participación política no hemos podido impulsar una Ley de Cuotas y hoy, en el Senado, solo somos cuatro mujeres senadoras, y no superamos el 15% de participación en ambas cámaras; y en los partidos, la realidad es similar". 

La parlamentaria concluyó diciendo que para los socialistas chilenos estos momentos abren una gran oportunidad y que ella es optimista de los cambios que se puedan realizar, considerando las importantes movilizaciones y la mayor toma de conciencia de la ciudadanía respecto a los problemas que enfrenta el país y la necesidad de enfrentar las diferencias sociales de otra manera: "Siempre tengo muy presente las palabras de mi padre, que decía que más que votos lo que él quería era conciencias. En este sentido, la sociedad chilena está exigiendo cambios que beneficien a todas y a todos, que rompan la gran desigualdad que se arrastra, y que podamos avanzar hacia una sociedad efectivamente democrática".