Menú×

Noticias

Senadora Isabel Allende Declarada Visitante Ilustre De La Municipalidad De Montevideo

Viernes 09 de Septiembre de 2011 | Actualizado el 28/10/2017 a las 19:00:44
La Senadora de Atacama, Isabel Allende, fue declarada visitante ilustre por la Inendenta de Montevideo, Ana Olivera, a cargo de la Ilustre Municipalidad del gobierno de la ciudad capital de Uruguay.

Este viernes 9 de septiembre de 2011, en el marco de una visita coordinada por la Fundación Zelmar Michelini, la Fundación Salvador Allende y el Partido Socialista de Uruguay, la Senadora Isabel Allende ha sido declarada Visitante Ilustre de la Municipalidad de Montevideo por la Intendenta, señora Ana Olivera.

Con la participación de las autoridades edilicias, de Cecilia Michelini, Presidenta de la Fundación Zelmar Michelini, el Secretario General del Partido Socialista de Uruguay, Eduardo "Lalo" Fernández, la ex Vice-Canciller Belela Herrera, y representantes de organizaciones sociales y políticas se dio inicio al acto.

La Intendenta Olivera saludó a la Senadora Allende diciendo "Isabel, es un honor que estés aquí, y la mayoría que se encuentran aquí son representantes de otros muchos, y tenemos entre nosostros a nuestra querida Belela Herrera, paradigma de los derechos humanos. Esta es una jornada que reviste mucha importancia, por el amor por Chile y su pueblo, por el cariño que le tenemos a todas y todos los chilenos".

Además, la Intendenta de Montevideo recalcó que "nosotros queríamos tenerte en nuestro país, en una fecha muy emblemática, y los que estamos aquí sentimos y vivimos el 11 de septiembre de 1973, y muchos nos preguntan por la tragedia del 2001 en Nueva York, pero para nosotros la fecha es la de 1973. Ese día hablábamos de Salvador Allende y veíamos las imagenes del 2001, y nos impactaron muchísimo, porque era otra expresión del terrorismo. Y las recordamos porque no queremos que nunca más haya una dictadura en América Latina".

Asimismo, la señora Intendenta subrayo el significado del Presidente Allende y la trayectoria de la Senadora: "Salvador Allende nos recuerda lo que cada uno de nosotros hizo para lograr la felicidad de nuestros pueblos, y no podía dejar de hablar de esto, porque estamos aquí honrando la presencia de lo que su hija Isabel Allende Bussi representa, de haber luchado por recuperar la democracia, por llevar adelante la Fundación Salvador Allende, de ser diputada y hoy ser senadora".

La señora Olivera recordó su presencia en Chile, durante la Unidad Popular: "A mí me tocó estar en 1971 y en 1973 durante el gobierno de Salvador Allende, y pienso en esa generación, en que lo único que nos animaba era transformar el mundo, y hoy con las nuevas generaciones que aquí están representadas es importante decirlo, porque la política es una acción de miles, que desde diferentes lugares aportan para apoyar los cambios, con esa vocación de servir a nuestro pueblo, de lograr lo mejor para nuestras mujeres y nuestros hombres, en la lucha por la igualdad, por la justicia, que se encuentran en distintos lugares y eso es lo que Isabel Allende Bussi representa para nosotros, para el pueblo uruguayo".

Finalmente, la señora Intendenta dijo que había recuperando un libro donde se recogen las últimas palabras de Salvador Allende, "y quiero terminar con éstas, homenajeando a Isabel Allende Bussi, y a todas y a todos los que representa: ¡Viva Chile, viva el pueblo, vivan los trabajadores"

Posteriormente, la Intendenta Ana Olivera hizo entrega de la medalla y el certificado edilicio, declarando Visita Ilustre a la Senadora de Atacama, Isabel Allende, diciéndole: "No tenemos grandes alamedas, pero tenemos una puerta de la ciudadela que te abre todo a ti y a los que tú representas".

A continuación, la Senadora Allende agradeció este honor: "Solamente decirles que acojo esto con mucha emoción, porque sé perfectamente que detrás de mi figura están pensando en mi padre. Y también del cariño entrañable del pueblo uruguayo al pueblo chileno, como el cariño que nosotros tenemos por los uruguayos, en donde nos tocó vivir momentos difíciles, que lucharon por devolver la democracia a nuestros paises.

En Chile logramos hacer una concertación de partidos, que nunca se había hecho, con fuerzas políticas con las que habíamos sido adversarios, buscando entendernos, y generar las iniciativas para terminar con la dictadura militar, y gobernamos durante más de 20 años, con una constitución impuesta que aún no logramos cambiar, con senadores designados que ejercieron hasta el 2005 y que sólo desde el 2006 nuestras cámaras se democratizaron completamente.

Vivimos en la sociedad más desigual del mundo, no la más pobre. Bajamos las tasas de pobreza y de indigencia, pero seguimos con grandes injusticias sociales, y en ese marco, Salvador Allende permanece vigente. Él que comenzó como dirigente estudiantil, hoy se sentiría orgulloso de ver a los estudiantes en la calle, luchando por sus derechos y reclamando porque tenemos los aranceles más caros del mundo, y porque nuestros jóvenes nos exigen que la educación debe ser garantizada por el Estado, una educación que sea de calidad, gratuita y laica, que no reproduzca la desigualdad, ni que segregue como sucede.

Creo que realmente que en muchas partes del mundo se recuerda a Salvador Allende porque se piensa en las miradas más colectivas, cuando soñábamos como cambiar el mundo. Porque los sueños colectivos siguen siendo importantes, especialmente cuando se piensa en lo que son postergados, los que no tienen acceso y que siempre tendrán un espacio para luchar.

Me siento orgulloso de la gente joven de mi país y quiero destacar que el único retrato, la única imagen que los ha acompañado en sus marchas, que ellos mismos han resaltado, es la figura de Salvador Allende, porque lo consideran consecuente y coherente. Es my emocionante que ellos, que no lo conocieron, lo reconozcan. Allende sabía muy bien como médico la importancia que tenía el entorno económico y social para el desarrollo de las personas; el orgullo por su medio litro de leche, la importancia que le otorgaba al binomio madre e hijo, el tener una mirada en torno a la salud pública, son las escuelas que trascienden a las personas, que recogen y proyectan a las generaciones futuras. Además, los jóvenes valoran la ética, la transparencia y la consecuencia de Salvador Allende.

Todos recordamos ese 11 de septiembre de 1973 con mucho dolor. No ha sido fácil para la familia este último perído, pero nos hicimos parte de la causa de los 726 casos que permanecían pendientes y que está investigando el Juez Carroza, y que permitió tener certeza jurídica sobre las causas de su muerte. Los peritos nacionales e internacionales trabajaron con las mejores tecnologías, llegando a la conclusión que teníamos, pero que era importante que más allá de lo que pensábamos, se estableciera definitivamente.

Hay que tener mucha coherencia en la vida, buscando ese sacrificio que hizo Salvador Allende, en la plena conciencia de ser un presidente elegido democráticamente. Recién ayer pudimos cerrar ese ciclo y nuestra intención era hacer un acto público, aunque éste no era un funeral de Estado, porque ese acto se produjo en 1990. Ahora era devolver sus restos, en esa historia tan extraña de desenterrar y enterrar nuevamente que nos ha tocado vivir a tantas y tantos chilenos.

Sin embargo, a raíz de la tragedia de Juan Fernández que conmovió al país, y por respeto a aquellos familiares, de esas figuras valiosas y volcadas a la reconstrucción, optamos por una ceremonia privada, porque siempre hay que pensar más en los otros.

Estamos tranquilos con los resultados alcanzados, pero aún hay 726 casos abiertos, y le hace bien a Chile y a la región conocer la causa jurídica y que se investigue. Nos hace bien cuando queremos construir mañana y futuro, porque es aprendiendo de ese pasado que es posible educar a las nuevas generaciones y reencontrarnos para recuperar la democracia, y por grave que sea una crisis, hemos aprendido que sólo podemos resolverla a través de los canales institucionales.

A nombre del pueblo de Chile y de esos amigos uruguayos que estuvieron en Chile, por las familias que han quedado repartidas por el mundo, les agradezco profundamente esta declaración de Visitante Iluste de la Municipalidad de Montevideo, porque me siento entre hermanas y hermanos.

Solamente quiero hacerle entrega de un regalo a la señora Intendenta Ana Olivera, de una serigrafía de Allende realizada por un gran artista chileno, José Balmes, que ha sido Presidente de la Asocación de Pintores, y también fue Director del Museo de la Solidaridad Salvador Allende. Él también representa parte de nuestra historia, porque llegó a Chile muy pequeño, en el Winnipeg, buque que llegó a nuestro país con exiliados españoles, y que fue acogido por el gobierno cuando Salvador Allende era ministro. Balmes elaboró esta obra en el marco del natalicio del centenario de Allende, en el 2008, y la palabra VIVE, que escribió de su puño y letra sobre esta imagen es la expresión de lo que tantas y tantos pensamos sobre Salvador Allende, que sigue siendo una figura que representa valores plenamente vigentes. 

Señora Intendenta es un orgullo para mi compartir hoy con ustedes en estas fechas tan significativas no solo para mí, sino especialmente para Chile y el mundo. Muchas gracias a todas y a todas".