Menú×

Noticias

Proyecto De Indulto Es Incongruente Con Promesas De Campaña Y No Aborda Verdadera Política Penitenciaria

Miercoles 15 de Junio de 2011 | Actualizado el 28/10/2017 a las 19:23:58
La Senadora de Atacama, Isabel Allende, declaró que "bajo ninguna circunstancia apoyaría la posibilidad de otorgar un indulto a violadores de derechos humanos, a pesar de que el proyecto original lo consideraba”.

En el marco de la discusión de la Ley sobre Indulto General aprobada ayer en la sala de la Cámara alta, la Senadora Isabel Allende calificó como “demagogia” que el Gobierno presente un proyecto "incongruente con todo lo que prometió el Presidente Sebastián Piñera en campaña".

El proyecto de Indulto general podrían beneficiar cerca de seis mil personas, entre ellas, 150 mujeres que estarían en condiciones de cumplir si es que efectivamente están condenadas y privadas de libertad y hayan cumplido dos tercios de la pena o que, faltándole un lapso mayor, pero sean madres de hijos menores de dos años; aquellos condenados que cumplen la pena bajo la modalidad de beneficio penitenciario con permiso de salida controlada; y aquellos que cumplen condena mediante el beneficio de reclusión nocturna en establecimientos de Gendarmería de Chile.

Sin embargo, la situación de hacinamiento es el problema mayormente expuesto por los senadores que ayer votaron el proyecto. La Senadora Allende, sobre este punto, se refirió a “las graves condiciones en las que se encuentran los internos de la cárcel de Copiapó. Hace una semana, y tras llevar días en huelga de hambre por no sentirse escuchado, un interno de la cárcel copiapina decidió protestar incendiándose en el patio del penal. El protestaba por los 25 años que le dieron por robo con intimidación, y sobre esto debo recordar que todas las últimas elevaciones de penas fueron propuestas con entusiasmo por la Derecha, que siempre ha visto en la elevación de penas, la solución al tema de la delincuencia”, dijo.

“Esto demuestra la falta de seguridad del penal que tiene 300 por ciento de hacinamiento. Queda en evidencia la sobrecarga de los turnos por falta de personal, donde se cuenta a 2 gendarmes por cada 300 internos. La de Copiapó es una cárcel que tiene cerca de mil internos, pero que fue construida para 250”, sostuvo la Senadora.

La parlamentaria dijo que con este proyecto, “estamos haciendo primar el derecho humano de gente que se pudo haber equivocado, que cometió delito, que está hoy día presa y que tiene la oportunidad, si es que tenemos la concepción de hacer un uso racional de la cárcel”, indicó la senadora.

“Estamos en presencia de un proyecto que manda el Gobierno, pero no deja de ser irritante porque recordamos la forma en la que fue denostado el ex Presidente Frei , al presentarlo como el Presidente que era capaz de darle indulto a los narcotraficantes; y, por cierto para la Derecha, en la Concertación éramos los garantistas, los débiles, los que no entendíamos la seguridad ciudadana, los que éramos responsables en este país que la gente se sintiera intranquila y los responsables de la puerta giratoria. Entonces, duele pensar de que después de todo aquello, hoy nos mandan este proyecto poniendo la responsabilidad en el Congreso de tener que aprobarlo”, sostuvo Allende.

“Dan ganas de votar en contra exclusivamente por la incoherencia y la inconsistencia que es irritante cuando el Presidente prometía que el ganar la batalla a la delincuencia sería de su propia responsabilidad. Este indulto es puntual y no va al tema de fondo de una verdadera política penitenciaria”, dijo. “Desde el punto de vista de los derechos humanos estamos hablando de personas que están sufriendo hacinamiento y no tiene porqué sufrir la demagogia de la Derecha".

Además, Allende señaló que en el proyecto original presentado por el Gobierno era posible entregar el indulto a quienes habían cometido violación a los derechos humanos.
“Cuando discutimos por primera vez, señalé que bajo ninguna circunstancia y condición yo iba a apoyar un proyecto que tuviera la más mínima posibilidad de otorgar un indulto a un violador de derechos humanos. Porque sigo pensando que son delitos de lesa humanidad, imprescriptibles e inamnistiables.”