Menú×

Noticias

No Podemos Repetir Lo De Lagos E Insulza... Se Neutralizaron Y Ninguno Fue Candidato

Viernes 13 de Mayo de 2011 | Actualizado el 28/10/2017 a las 19:35:36
La Senadora de Atacama, Isabel Allende, y Presidenta del XXIX Congreso "Eugenio González Rojas" del Partido Socialista de Chile, en entrevista a La Segunda, realizada por Claudio A. Sánchez.

“Me siento muy orgullosa de haber sido la segunda mujer que ha presidido un Congreso Socialista después de Michelle Bachelet”, dice la senadora por Atacama, Isabel Allende (PS), a pocos días de concluido el cónclave de su partido que estuvo marcado por las elecciones municipales y presidenciales.

Pese al debate que hubo sobre si «proclamar» o no a la ex Presidenta Michelle Bachelet, asegura que “fue un congreso impecable· y que recibió muchas felicitaciones “porque estar a cargo de más de 400 delegados durante dos días, terminando a las 7 AM del domingo, fue toda una proeza... podía haber pasado cualquier cosa y ése es el mérito”.

Destaca que la tarea de hoy es lograr una lista única de alcaldes y de concejales, y que después se proclamará al candidato presidencial del socialismo.

—¿Cómo ve la presidencial en la Concertación? ¿O la ex Presidenta Bachelet es ya la candidata?
—Obviamente la ex Presidenta Bachelet es la única que tiene el porcentaje de adhesión y, por lo tanto, cuando llegue el momento —que va a ser después de las municipales— probablemente sea su liderazgo el que esté más consolidado. Pero en política, en un año y medio pueden pasar muchas cosas. Ahora, yo soy partidaria de que la alta adhesión de la Presidenta Bachelet —que nos produce un profundo orgullo— no puede ser un impedimento y no puede significar la paralización de la responsabilidad que tenemos de generar más espacios, para que ojalá surjan más liderazgos.

—¿Pero los liderazgos no están un poco estancados?
—Hay rostros. El problema que veo es que estos liderazgos tienen que tener un porcentaje de adhesión ciudadana, lo que hasta ahora no se ha logrado...

“Hay que dar los espacios para que surjan nombres”

—Algunos han dicho que la timonel del PPD, Carolina Tohá, podría ser la sucesora de Bachelet, pero eso no ha ocurrido. ¿A qué lo atribuye?
—A Carolina Tohá le ha tocado un período difícil, porque primero ella no es parlamentaria y en este régimen tan presidencialista, si no se está en el gobierno la otra instancia es el Parlamento. Es muy difícil. Además siempre dirigir un partido es difícil.

Pero es importante que surjan los liderazgos, no podemos quedarnos inmovilizados, sería el peor error. No podemos repetir bajo ninguna circunstancia lo que ocurrió en la elección anterior, donde no sólo no fuimos capaces de realizar una primaria nacional, vinculante y abierta, sino que además entre Lagos e Insulza se fueron neutralizando y, al final, ninguno de los dos postuló. Ninguno de los dos dio el paso de decir «tú vas» o de decirle al otro «yo voy a ser». Ambos parecía que sí, pero que no, después que sí... en fin. Y al final no fue ninguno de los dos.

Tampoco es responsable decir «tenemos una candidata que tiene el más alto porcentaje de adhesión y, por lo tanto, no tenemos que hacer nada». Creo que hay que dar los espacios para que, ojalá, surjan nombres. Me gustan los nombres de Claudio Orrego, Ricardo Lagos Weber o pueden surgir otros. El otro día me quedé muy sorprendida, y no la estoy candidateando, al escuchar en una entrevista de TV a la senadora Ximena Rincón sobre el tema del posnatal. Ahí le preguntaron por el surgimiento de su nombre y ella se rió porque no está nada más lejos de ella... pero es un ejemplo interesante que de repente podría surgir. Y esto a lo mejor hace dos meses era impensable. Lo que no podemos hacer es inmovilizarnos.

—Y en la eventualidad que Bachelet no quisiera volver a La Moneda, ¿cuál es la vía más rápida que tendrá la oposición para instalar a un nuevo candidato?
—El próximo año «sí o sí» tiene que definirse el candidato. El PS, en su Consejo General que se hará en el último trimestre del 2012, después de las municipales, va a decir «éste es mi candidato o candidata» y allí la Concertación verá si tiene más candidatos y se hará una primaria nacional, vinculante y ciudadana. Y en esa instancia definiremos.

Golborne “se vuelve menos creíble”

—Ud. conoció al ministro Laurence Golborne por el rescate de los mineros .¿Cómo lo ve ahora que está en medio del debate por HidroAysén? ¿Este tema lo podría desgastar como candidato presidencial?
—Mire, lamentablemente lo que pasó el martes va a ser un capítulo muy triste para la historia de este país porque tenemos una institucionalidad muy débil. No es creíble y no va a ser nunca creíble mientras los que tengan que votar sean sólo funcionarios de Gobierno, como son los seremis. Y terminamos con recursos de protección, judicializando el tema, pero además se está produciendo una práctica recurrente.

La Central Castilla se aprobó en febrero entre gallos y medianoche; Isla Riesco se aprobó en febrero y en este caso Piñera dio por hecho, antes que se aprobara el proyecto, que era bueno para la región. Lo mismo que hizo ahora con HidroAysén Rodrigo Hinzpeter. Entonces estamos ante un precedente nefasto.

—¿Esto perjudica las pretensiones presidenciales de Golborne?
—Aquí por lo menos va a pagar un costo. Creo que sí, porque la gente entiende que lo que está haciendo es defender lo que se llama la necesidad del país, pero que en realidad no son las necesidades del país. Son las necesidades de las grandes empresas, ya sean mineras u otras, y no se les obliga con las tremendas ganancias que se están teniendo, con el precio del cobre...

Debiéramos tener un instrumento legal que nos dijera «mire, usted va a invertir todo esto en energías renovables». Por ejemplo, tenemos el desierto con mayor radiación del mundo y con mayores días de sol al año... ¿Y? no pasa nada.

La verdad es que (Golborne) se vuelve menos creíble porque, más allá de su simpatía personal, que la tiene, la gente tendrá que ver cómo se comporta. Y lo que hizo fue simplemente defender la postura del Gobierno, no poner la nota distinta, aunque era difícil...

—¿Fue un error el que Piñera lo hubiese puesto en el Ministerio de Energía?
—No me corresponde pronunciarme sobre eso. El problema es que no se la está jugando por una línea distinta.