Menú×

Noticias

No Hay Una Verdadera Democracia Sin Un Sentido Profundo De Justicia

Viernes 29 de Abril de 2011 | Actualizado el 28/10/2017 a las 19:39:41
La Senadora de Atacama, Isabel Allende, fue invitada por el Gobierno de Ecuador, compartiendo como expositora en el Panel Internacional "Justicia, Democracia y Desarrollo" junto al Presidente de Rafael Correa.

Quito (Pichincha).- La Senadora Isabel Allende chilena, habló sobre el proceso de restructuración que Ecuador experimentaría en el caso de que se aprueben las reformas constitucionales y legales que el Gobierno plantea en la Consulta Popular del próximo 7 de mayo, ante más de mil personas.

“No hay una verdadera democracia, sin un sentido profundo de la justicia”, expresó luego de participar en el Panel Internacional “Justicia, Democracia y Desarrollo”, organizado por el Ejecutivo a propósito de los cambios radicales que el Presidente de la República ha propuesto para modernizar y transformar el Sistema Judicial ecuatoriano.

"La Justicia Social es fundamental para la construcción, desarrollo y consolidación de sociedades democráticas, plurales e integradas. Junto con la igualdad de oportunidades y amplios derechos cívicos, económicos y sociales, la justicia social constituye uno de los pilares de la cohesión social. Así se manifiesta la capacidad de los Estados de dar e impartir justicia, garantizando el debido proceso, la defensa y la tutela de los derechos en nuestras cartas constitucionales", explicó la hija del Presidente Salvador Allende, muerto durante el bombardeo al Palacio de la Moneda ocurrido en septiembre de 1973.

Ella agregó que la experiencia de reforma de justicia vivida en Chile, puede servir como un referente de acción para el caso ecuatoriano, tomando en cuenta las particularidades de cada nación, y aseguró que el Presidente Rafael Correa tomó una adecuada decisión al buscar asesoría internacional.

“Nosotros hicimos un recorrido largo y gradual para que realmente el proceso de transformación judicial fuera conocido por la población, pues no tenemos los instrumentos que aquí hay, como por ejemplo la Consulta Popular. Nos tomó mucho tiempo que la gente entendiera lo que buscábamos”, relató.

Además explicó que la instancia que lideró este proceso en su país fue el Gobierno, junto el Parlamento o la Asamblea, y que hoy la ley es aplicada por los jueces con absoluta autonomía.

“El proceso de cambio lo llevó a cabo el Gobierno con el Parlamento (la Asamblea), como tiene que hacerse en un país democrático”, agregó.

Igualmente mencionó que "son muchos los temas pendientes que tenemos en Chile. Seguimos siendo uno de los países como mayor desigualdad en el mundo; la precarización laboral persiste, especialmente para las mujeres y los sectores más vulnerables, y nos falta mucho para cumplir los estándares laborales de un trabajo decente, como lo plantea la OIT".

Finalizó su intervención diciendo que "la justicia contribuye a hacer una sociedad más democrática e igualitaria, con mejores condiciones de respeto por los derechos de todas y todos los ciudadanos. Los desafíos del desarrollo, la protección social, y la incorporación y pleno ejercicio de derechos de tercera generación, son consustanciales al acceso a la justicia y el debido proceso".