Menú×

Noticias

Estamos Satisfechas Como Familia Por La Decisión Del Juez Carroza

Viernes 15 de Abril de 2011 | Actualizado el 28/10/2017 a las 19:50:46
La Senadora de Atacama, Isabel Allende, manifestó desde Copiapó que la familia no ha cambiado su convicción respecto a la muerte del Presidente Allende, pero que es muy importante que exista una verdad jurídica.

La senadora PS Isabel Allende, desde Copiapó, expresó hoy su satisfacción y la de su familia por la decisión del juez Mario Carroza que ordenó la exhumación del cuerpo del ex Presidente Salvador Allende desde el Cementerio General para realizar un peritaje forense.

Recordó que el martes pasado le pidió personalmente al magistrado la exhumación y una nueva autopsia de los restos de su padre. En la oportunidad, fue acompañada por la abogada Pamela Pereira, su hermana Carmen Paz y la hija de la legisladora, Marcia Tambutti.

“Valoramos y estamos muy satisfechas como familia por la decisión anunciada hoy por el juez Carroza, porque fue una diligencia que le pedimos cuando nos reunimos con él este martes. No es un tema fácil, produce dolor, pero es necesario”, aseveró la Senadora.

Sostuvo que aunque la familia tiene la convicción de que el ex presidente Salvador Allende se suicidó, es fundamental que la justicia chilena llegue a la verdad y certeza jurídica sobre su muerte.

“Nosotros hemos dicho desde un comienzo que valoramos la investigación porque es la única que puede llegar a la certeza jurídica más allá de lo que hemos expresado respecto a nuestras propias convicciones. Tenemos la más plena confianza del testimonio de los médicos, amigos personales que lo acompañaron hasta el final. Quiero clarificar en forma transparente que no tenemos duda sobre el suicidio de mi padre, pero esta investigación nunca había sucedido”, aseveró.

Añadió que
“para el país e internacionalmente es muy importante llegar a esa verdad, por la dimensión de la figura de Salvador Allende".

Asimismo, Isabel Allende dijo que "el acto de quitarse la vida es producto de una situación previa de mucha violencia y de lo ocurrido el propio día del bombardeo al Palacio de La Moneda. Además es un gesto que lo engrandece porque él lo dijo muy consecuentemente que gobernaría hasta el final".

"Probablemente no muchas personas sabrán que fueron muy pocas personas las que pudieron asistir a su entierro, mi madre, un sobrino y su hermana, Laura Allende, pero nosotras, sus hijas, no pudimos hacerlo. Tampoco a mi madre se le permitió verlo muerto. Nunca se está preparada para algo así, pero la verdad es lo único que nos permitirá cerrar este proceso", declaró la parlamentaria.


La Senadora Allende finalizó diciendo que "hemos aprendido de nuestros padres. La gran fuerza y dignidad de Salvador Allende siempre ha estado presente con nosotras. Y a pesar de los dolores que hemos tenido, siempre nos ha arropado el cariño de la gente y eso es muy importante para mi".