Menú×

Noticias

Exijo Evaluar Calidad Del Agua Potable En Copiapó Y Apoyo Iniciativa De Prokurica Por Sanitarias

Viernes 18 de Marzo de 2011 | Actualizado el 28/10/2017 a las 20:03:49
El gobierno debe evaluar técnicamente la calidad del agua de Copiapó, transparentando los índices que ésta registra y su relación con lo permitido para el consumo humano.

La Senadora Isabel Allende valoró la iniciativa de su par Baldo Prokurica (RN) que solicita a la Superintendencia de Servicios Sanitarios una fiscalización de la planta de tratamiento de Aguas Chañar en Copiapó y reiteró la necesidad de realizar estudios serios sobre la composición del agua que consumen los habitantes de Atacama.

“Apoyo y me sumo a la solicitud del Senador Prokurica para que la Superintendencia fiscalice en profundidad a Aguas Chañar porque son incontables las denuncias que los parlamentarios recibimos a diario en relación a una mala calidad del servicio que estaría brindando esa empresa desde hace tiempo", dijo Allende.

Asimismo, la parlamentaria reiteró la necesidad de que Atacama cuente con estudios serios sobre la calidad del agua que consumen las personas en todas las localidades de la región. “Tal como se lo dije al ex Ministro Erazo, también se lo dije en su minuto al actual Ministro de Salud, Jaime Mañalich: el gobierno debe evaluar técnicamente la calidad del agua de Copiapó, transparentando los índices que ésta registra y su relación con lo permitido para el consumo humano”, aseguró.

“Es necesario que se certifique la calidad del agua que llega hasta los hogares de nuestra gente y que consumen a diario, para poder determinar con claridad los componentes que tiene y que podrían estar afectando la salud de forma grave. El gobierno debe hacer las cosas bien y empezar por la base”, dijo.

La Senadora Allende también expresó la necesidad de revisar el sistema de concesiones que rige al suministro hídrico domiciliario en el país. “Hemos venido diciendo desde hace tiempo que se debe revisar las concesiones de las empresas sanitarias sobre la base de si cumple o no con las normas que exige la ley, y si una empresa entrega un mal servicio, agua de mala calidad y con sustancias que estén dañando la salud de las personas, por supuesto que debe poner fin a esa concesión”, finalizó.