Menú×

Noticias

En Suecia: El 11 De Septiembre Nos Une En El Dolor, Pero Nos Reencuentra En Los Valores Del Socialismo Y La Democracia

Domingo 12 de Septiembre de 2010 | Actualizado el 28/10/2017 a las 23:23:39
De alto simbolismo fue la participación de la Senadora de Atacama, Isabel Allende en las diversas actividades con que se conmemoró el 11 de septiembre de 2010, invitada por Mona Sahlin, Presidenta del Partido Socialdemócrata Sueco y líder de la Coalición Rojo Verde, en Estocolmo, Suecia.

De alto simbolismo fue la participación de la Senadora de Atacama, Isabel Allende en las diversas actividades con que se conmemoró el 11 de septiembre de 2010, invitada por Mona Sahlin, Presidenta del Partido Socialdemócrata Sueco y líder de la Coalición Rojo Verde, en Estocolmo, Suecia.

La Senadora declaró:
“Estoy muy emocionada de compartir hoy con mis compatriotas chilenos, con el pueblo sueco que tanto apoyo y solidaridad ha tenido con nosotros los chilenos, y especialmente con la líder de la Coalición Rojo Verde, Mona Sahlin. El 11 de septiembre es un día que nos une en el dolor, pero principalmente nos reencuentra en los valores del socialismo y la democracia, en la libertad y el respeto irrestricto a los derechos humanos, en la búsqueda incansable de mayor igualdad y justicia social para todos”.

El golpe de Estado en Chile fue un llamado a la lucha de solidaridad para muchos suecos, liderado por el Primer Ministro Olof Palme y como consecuencia de ello, los lazos crecieron entre ambos países. Suecia fue el país en Europa que más chilenos recibió como exiliados y otorgó asilo político a miles de compatriotas, llegando hoy a cerca de 43.000. Por ello, cuando Palme fue asesinado en 1986, miles de chilenos sintieron su muerte profundamente, entre ellos, Hortensia Bussi de Allende y sus hijas, Isabel y Carmen Paz, que aún se encontraban exiliadas en México.

Una de las jóvenes que en los años ochenta seguía los pasos de Olof Palme fue Anna Lindh, quien llegó a ser Ministra de Relaciones Exteriores entre el año 1998 y 2003. Su trabajo político estuvo centrado en la defensa de los DDHH, la paz y el desarrollo mundial, llegando a ser una de las políticas más populares en Suecia. Sin embargo, murió asesinada el 11 de septiembre de 2003, sin hasta hoy encontrarse a su victimario. Su muerte conmovió a Suecia y trajo a la memoria el otrora asesinato de Palme, que al igual que Lindh, no tenía guardaespaldas.

Isabel Allende dijo que “hay figuras emblemáticas que perviven en nuestra memoria. Harald Edelstman, el embajador de Suecia en Chile que dio asilo a más de 500 perseguidos políticos en mi país; nuestro querido Olof Palme, amigo de Salvador Allende y del pueblo de Chile; y Anna Lindh, quien formó parte de la gran cadena solidaria sueca con mi país”.

La parlamentaria participó junto a la líder del Partido Socialdemócrata, Mona Sahlin y Jan Eliasson, ex ministro de RR.EE y Presidente de la Fundación Anna Lindh, en un acto conmemorativo en su memorial y en la tumba de Olof Palme. Posteriormente, Mona Sahlin y Isabel Allende fueron las oradoras centrales en el seminario “Chile y Suecia después del 11 de septiembre” sobre el significado de las vidas de Anna Lindh y Salvador Allende. En el seminario participó Lisbet Palme, viuda de Olof Palme y la comunidad chilena. La conversación entre Sahlin y Allende fue moderada por Flora Villalobos, Presidenta del Regional Suecia del Partido Socialista de Chile.

En el seminario, Isabel Allende habló también sobre la situación de la huelga de los 32 comuneros mapuches: “Quiero también referirme a la grave situación que hoy viven los 32 comuneros mapuches en huelga de hambre, en razón de la existencia de la Ley Antiterrorista que implica que muchos de ellos estén juzgados injustamente bajo este precepto. Nos parece especialmente atendible y compartimos la crítica a la aplicación de esta ley en los casos de delitos que ya están debidamente tipificados y sancionados en nuestro ordenamiento jurídico ordinario. La aplicación de manera específica de esta legislación extraordinaria a un grupo de nuestra sociedad, particularmente de nuestros pueblos originarios, nos parece un acto discriminatorio y arbitrario que no se justifica jurídicamente. Creo que el gobierno debe atender el llamado de amplios sectores de nuestra sociedad y constituir una Mesa de Diálogo ahora. Los huelguistas no pueden seguir esperando y nadie quiere tener que lamentar un fatal desenlace en nuestro Bicentenario”.

De igual manera, la Senadora de Atacama envío un mensaje de solidaridad con los 33 mineros atrapados en la Mina San José:
“queridos mineros, desde Suecia, no puedo dejar de recordarlos y enviarles toda la solidaridad del pueblo sueco, y también de miles de nuestros compatriotas chilenos con quienes he compartido hoy en Estocolmo. Ellos también les envían su apoyo y solidaridad en esta larga espera. Son ustedes nuestros verdaderos héroes del Bicentenario”.