Menú×

Noticias

La Violación Es Un Atentado Contra La Autodeterminación Sexual De Las Mujeres

Martes 18 de Julio de 2017 | Actualizado el 25/10/2017 a las 15:49:38
Intervención de la Senadora Isabel Allende B. para justificar su voto a favor del Proyecto de Interrupción del Embarazo por tres causales, en el caso de la Violación, en el Senado de la República de Chile.

Estimados:

La violencia sexual contra las mujeres es una de las peores tragedias que tenemos como sociedad. En la causal que discutimos, el embarazo es producto de una relación no consentida, entonces la pregunta es ¿Por qué debe soportar las consecuencias de una violación una mujer?, ¿sólo por qué un sector de la sociedad cree que el estatus del feto es el mismo que el de una persona?

Pero lamento decirle a los que quieren imponer sus convicciones morales al resto de la comunidad, que nuestro Derecho no coloca en la misma situación jurídica a la persona que al feto.

La Constitución distingue entre persona y feto: “persona que está por nacer”, en el artículo 19 N° 1. En su inciso primero se reconoce el derecho a la vida e integridad física y psíquica que tienen las personas, mientras al “que está por nacer”, sólo se señala que la ley es quien protege su vida.

Entonces respecto al feto, sólo existe un mandato al legislador para que la realice. Esto no necesariamente significa una protección de carácter penal, aunque hoy exista, sino que la protección puede ser mediante otras vías legales, como se hace en el código Civil en el Art. 75, “La ley protege la vida del que está por nacer. El juez, en consecuencia, tomará, a petición de cualquiera persona o de oficio, todas las providencias que le parezcan convenientes para proteger la existencia del no nacido, siempre que crea que de algún modo peligra”. 

Nuestro Derecho Penal tampoco da el mismo trato al feto y a la persona. En nuestro Código el delito de aborto se encuentra en el epígrafe de los delitos “contra los crímenes y delitos contra el orden de las familias, contra la moralidad pública y contra la integridad sexual”; no en los delitos “contra las personas”, donde encontramos al homicidio, el femicidio, o el parricidio, entre otros.

Senadores, se ha distinguido entre situaciones de violencia sexual aguda y otras crónicas. La violencia aguda se da cuando dicha violencia se produce de forma súbita. Pero también existe una violencia crónica, donde la mujer es abusada constantemente, de forma silenciosa, con un gran padecimiento y sufrimiento, donde ha habido casos, inclusive de niñas que han sufrido estos abusos antes de su menstruación.

Supimos el año pasado del caso de una niña de 11 años en Villarrica, embarazada tras ser violada. La víctima denunció los hechos a los doctores que la examinaron, después de que sufriera una serie de cambios físicos, psicológicos y de comportamiento que fueron percibidos por los profesores de la menor de edad.

Pero también podemos recordar en el gobierno de Piñera, cuando en el 2013 una menor de edad fue violada constantemente por su padrastro, quedando embarazada. En ese caso la menor, supuestamente, habría decidido tener a su hijo, frente a lo cual el ex Presidente dijo que ella demostró su “madurez y profundidad” al respecto al tomar esa decisión.

En ese año, el periódico inglés The Guardian tituló “Presidente Chileno alaba a niña violada por seguir adelante con su embarazo”. Dicho diario británico citó al sicólogo Giorgio Agostini quien nos dijo “la opinión del Presidente no se acerca a la verdad científica, ni siquiera una niña de 14 años está sicológicamente preparada para ser madre”. Este es un caso más de que fuimos noticias mundiales por los exabruptos verbales del ex Presidente.

Senadores, no es menor que la violación sea una de los delitos de mayor gravedad en nuestra legislación, que tienen penas de crímenes. Es un atentando directo a la autodeterminación sexual de las mujeres, al derecho a elegir libremente con quien tener o no una relación sexual. Y este bien jurídico colisiona con la vida del feto. Pero debe resolverse en favor de la dignidad de la mujer, como persona, porque el Estado no nos puede obligar a soportar un embarazo que no elegimos.

Además, podemos agregar que esta causal tendrá una regulación seria. Se acreditará por un equipo de salud constituido al efecto, que no es lo mismo que una constatación jurídica del delito de violación, lo cual se realizará dentro de un proceso penal.

Queremos agregar que dicha causal se aplicará también en los casos de violación impropia, cuando una menor de 14 años tenga una relación sexual sea consentida o no. Esto por cuanto, en ese caso, el legislador protege la indemnidad o intangibilidad sexual de la menor, es decir, entiende que una menor no puede tener la madurez posible para tener una relación sexual; por lo cual siempre es un caso de violencia sexual, salvo la excepción de la ley de responsabilidad penal adolescente (esa ley señala que no procede en el caso que exista una diferencia menor a los 2 años).

Por todas las mujeres que han sufrido de abusos, violaciones, las menores que se han visto violentada en sus derechos, que han sufrido nuevamente la violencia del Estado por obligarlas a llevar un embarazo no deseado, es que anuncio mi voto a favor de dicha causal.