Menú×

Noticias

Reconocimiento A Roberto Kozak Por Su Apoyo Durante La Dictadura Militar

Lunes 07 de Septiembre de 2015 | Actualizado el 25/10/2017 a las 23:45:12
La Presidenta del Partido Socialista de Chile y Senadora de la Región de Atacama, Isabel Allende Bussi, entregó su reconocimiento a Roberto Kozak, por su gran apoyo a las y los chilenos, como extranjeros en el país, que sufrieron violaciones a sus derechos humanos durante la dictadura, que lamentablemente falleció el viernes 4. en Buenos Aires Argentina.

SANTIAGO.- Roberto Kozak fue el representante en Chile del Comité Internacional de las Migraciones Europeas (CIME) y ayudó a miles de chilenos y extranjeros avecindados en nuestro país, encarcelados en los centenares de recintos de detención creados por la dictadura militar. Decenas de ellos lograron su libertad y pudieron ser recibidos en alguno de los cinco continentes, gracias a su trabajo, junto al Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) y con las iglesias que estaban organizadas a través del Comité Pro Paz, impulsado por el Cardenal Raúl Silva Henríquez.


De igual forma, Roberto Kozak, una vez que terminó la dictadura militar, fue Jefe de Misión de la Organización Internacional de Migraciones (OIM), y nuevamente asistió a miles de retornados del exilio, en coordinación con el primer gobierno democrático en Chile, encabezado por el Presidente Patricio Aylwin Azócar.

En 1994 el Estado chileno confirió a Roberto Kozak su máxima condecoración, la Orden al Mérito Bernardo 0’Higgins, en grado de Gran Cruz. Asimismo, el Gobierno de Italia le condecoró con la Orden al Mérito en el grado de Comendatore, por sus servicios prestados, en materia de derechos humanos, al pueblo de Chile.

El 4 de septiembre de este año, le fue concedida la nacionalidad chilena por gracia, reconociendo en él su alta sensibilidad por las chilenas y chilenos que sufrieron las violaciones a sus derechos humanos, y la ayuda permanente que nos brindó. Asimismo, su afecto por Chile se expresó es que se quedó a vivir en nuestro país, con su familia.

Lamentablemente, viajó a Buenos Aires, por unos chequeos médicos al tratamiento que se estaba realizando, y sufrió un repentino infarto, que ha significado que Roberto nos dejará antes de tiempo. De hecho este jueves 10, la Cancillería chilena tenía programado un homenaje y agradecimientos a la comunidad internacional, por el apoyo dado durante la dictadura militar (11 septiembre 1973 – 10 marzo 1990), que sería encabezado por él, y donde me correspondía agradecerle su rol, en nombre de las y los exiliados.


Roberto Kozak fue un gran amigo de Chile y tuve la oportunidad de compartir con él, durante el exilio, como también cuando recuperamos la democracia, y recibirlo junto a mi madre, Tencha Bussi de Allende en la casa familiar de Guardia Vieja. Allí, una vez más, valoramos su entrega, su entereza y su gran valentía.


Su último deseo fue que sus restos quedaran para siempre en Chile, y aunque me hubiera gustado agradecerle personalmente el importante papel que desempeñó, y que permitió salvar a muchas y muchos, espero que descanse en paz, en las tierras de nuestro país.

Todas mis condolencias a su esposa Silvia y a sus hijos, manifestando mi profundo dolor por la partida de Roberto, al que siempre consideraremos uno de los nuestros, y a quien nunca terminaremos de agradecer su solidaridad y cariño con el pueblo de Chile.