Menú×

Noticias

El Congreso Cumplirá Los Plazos Para Aprobar Los Proyectos

Sabado 29 de Noviembre de 2014 | Actualizado el 26/10/2017 a las 16:29:26
En entrevista de El Mercurio, realizada por Guillermo Muñoz, la Presidenta del Senado, Isabel Allende Bussi, afirma que el Congreso cumplirá los plazos del Gobierno para aprobar algunos proyectos, pero cree que se debe revisar la exclusiva facultad del Ejecutivo para fijar los tiempos de despacho legislativo.

El miércoles pasado, Isabel Allende (PS) ordenó -por primera vez en los ocho meses que lleva a cargo del Senado- desalojar las tribunas del hemiciclo durante la discusión del reajuste del salario de los funcionarios públicos. "Para mí, en lo personal, fue tremendamente ingrato y doloroso, pero hay que hacer respetar al Senado. Nos estaban gritando traidores por algo muy injustificado: se nos señalaba como responsables de no aceptar una indicación sabiendo que era completamente inadmisible", afirma.


Allende se refiere a la indicación presentada por algunos senadores para que los parlamentarios no fueran incluidos en el reajuste. Eso, y la decisión de prorrogar o no la entrada en vigencia de la Ley del Lobby para el Congreso marcaron esta semana dos impasses entre el Ejecutivo y el Legislativo. Más allá de eso, la senadora agrega que el Congreso logrará cumplir con los plazos que estableció el Gobierno: despachar antes del 31 de enero los proyectos de fin al lucro, copago y selección; AVP; creación del Ministerio de la Mujer, y cambio del sistema electoral.


-En su discurso del jueves en Enade, usted dijo que la discusión era bienvenida y que garantizaría que todas las voces fueran escuchadas en los debates. ¿Cree que los plazos establecidos pueden afectar este objetivo?
-En absoluto. Hay plazo suficiente para sacar los proyectos.


-La Presidenta habló de "ponerse las pilas, hacer un esfuerzo y trabajar harto y extra" para sacar las iniciativas.

-Ya se está trabajando extra porque la comisión de Educación, que sesionaba una o dos veces a la semana, ahora lo hace al menos tres veces, y ahora evaluará si lo hará más veces.


-¿Cree que sea necesario eliminar semanas distritales o trabajar en febrero, como han dicho algunos diputados, para sacar los proyectos?

-No. Lo de febrero creo que estuvo de más. Si fuera necesario, se haría. El tema es que en febrero legítimamente tiene que haber un receso. No solo por los parlamentarios, que como todo ser humano tienen derecho a vacaciones, sino por todo el personal que trabaja mucho, particularmente tras los dos meses de la Ley de Presupuestos. Y estamos convencidos de que, sin menoscabo en la calidad de las audiencias y de saber escuchar, vamos a sacar los proyectos, el 31 de enero.


-¿No cree que se da una imagen de un Congreso lento?

-No creo que esté lento. Hemos hecho más sesiones y aprobado al menos veinte proyectos más que el año pasado a la misma fecha. Llevamos un ritmo muy fuerte, todas las comisiones trabajando a plenitud y haciendo lo que tienen que hacer, revisar cuidadosamente los proyectos, ver las legislaciones comparadas cuando es el caso, recibiendo audiencias.


-El ex ministro José Miguel Insulza (PS) dijo la semana pasada que no se podía decir 'aquí traigo este proyecto y sácamelos en tres días o en una semana'.

-Desde el regreso de la democracia, se instauró la facultad del Ejecutivo para poner discusión inmediata, suma urgencia o urgencia simple. Y la verdad, es posible preguntarse hasta dónde es legítimo que el Parlamento esté supeditado 100% a los plazos que le ponga el Ejecutivo. Pero por ahora es así y el Gobierno tiene esas condiciones legales para hacerlo.


-¿Pueden aprobarse los proyectos sin ajustes ni matices?

-Todo proyecto es perfectible, es una soberbia pensar que ningún proyecto sufra cambios. No hay ningún problema mientras no afecte el propósito de la esencia del proyecto.

-¿Por qué se molestó tanto en el debate sobre reajuste de la remuneración de funcionarios públicos?

-Hay hechos que provocan mucho daño al Congreso. El último me causó mucha molestia. No tenemos ninguna responsabilidad con el reajuste porque es una ley que propone el Gobierno para todos los funcionarios y no está en nuestras manos poder excluirnos. Ya le he dicho en todos los tonos al Gobierno, y espero que sea la última vez, que el próximo año se haga un reajuste diferenciado y podamos, en las escalas superiores, no recibir ajuste o tener un reajuste simbólico.


-¿En qué falló el Gobierno ahí?

-Creo que les faltó tiempo y no vieron que iba a ver una molestia de los parlamentarios que, una vez más, somos el pato de la boda. Fue una falta de previsión del Gobierno que debió prepararse con más tiempo. Y si el daño ya está provocado, que digan con voz alta que aquí el Parlamento no tiene ninguna responsabilidad.


-Otro desajuste ocurrió con la Ley del Lobby, cuya puesta en marcha, se dijo el jueves, sería retrasada en el caso del Congreso .

-No aprobamos una buena ley. Tengo temor de que se dé un cúmulo de información que termine siendo inútil. Y sigo creyendo que esta es una ley que va a haber que ajustar en un corto plazo, y yo estoy convencida de que no va a funcionar mientras no tengamos un registro activo de lobistas ex ante. Sí creo que hubo una contradicción porque ayer (jueves) formalmente se dijo que probablemente se iba a dejar la aplicación hasta abril. Pero parece que después se dieron cuenta de que hacerlo implicaba hacer una ley exclusiva y eso iba a generar más ruido, de que los parlamentarios no queríamos, y eso hizo probablemente que se retrocediera.