Menú×

Noticias

La Participacion Politica De Las Mujeres Es Fundamental En Nuestra Democracia

Martes 15 de Julio de 2014 | Actualizado el 27/10/2017 a las 23:38:39
Columna de la Presidenta del Senado, Isabel Allende Bussi, apoyando y promoviendo la Reforma al Sistema Binominal y la incorporación de la equidad de género en una proporción de 60/40 sin preeminencia de ningún sexo sobre el otro.

Como Presidencia del Senado realizamos el seminario “Reforma del Sistema Electoral y Cuotas de Género”, en el ex Congreso y que organizamos con el Ministerio Secretaría General de la Presidencia, el Servicio Nacional de la Mujer y la Fundación Friedrich Ebert. Además, fue convocado de manera conjunta por la Corporación Humanas, ComunidadMujer, Observatorio de Género y Equidad, Fundación Equitas, PNUD e IDEA Internacional de Perú.

En la inauguración -realizada en conjunta con la Ministra de SERNAM, Claudia Pascual- nos felicitamos por la reciente aprobación de uno de los artículos aprobados en el debate de la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara de Diputados.

Tal como lo declaró la propia Ministra en su intervención: "Esto implica que ni los candidatos hombres ni las candidatas mujeres puedan superar el 60% en la lista de los partidos, pero tampoco tener menos del 40% de la lista de representación frente a las elecciones parlamentarias, lo cual efectivamente estimula a que haya una mayor electibilidad de las mujeres”.

Asimismo, contamos con la participación del Senador Fulvio Rossi (PS), el Diputado Patricio Vallespín (DC), la Diputada Marcela Sabat (RN) y la Diputada Marisol Turres (UDI), como también de las expertas Marcela Ríos (PNUD, Chile) y Pilar Tello (IDEAS Internacional, Perú) y de la Vicepresidenta de la Mujer del PS, Violeta Reyes, todas y todos quienes manifestaron su apoyo a la equidad de género como un requisito fundamental para el desarrollo efectivo de la democracia en nuestro país.

Como pueden apreciar, una amplia gama de organizaciones de la sociedad civil, en el Gobierno y en el Parlamento, estamos empeñados en debatir intensa y abiertamente este importante tema, que no debe pasar por alto. Queremos una democracia sana, participativa e inclusiva, especialmente teniendo en cuenta que las mujeres somos más de la mitad de la población y cada día más protagonistas de nuestra sociedad.

Por ello, es urgente abordar el tema electoral y cuotas de género en nuestro sistema político. En el actual Parlamento sólo el 15,7% de las congresistas son mujeres. Concretamente, desde las elecciones parlamentarias de 1989, el porcentaje de senadoras ha pasado de 5,8% a 15,78% en el 2014, lo que se traduce que de actualmente seamos 6 senadoras de 38. Y en la Cámara de Diputados de un 2,6%, se ha llegado a 15,83% este año, es decir 19 diputadas de 120.

Estamos muy por debajo del promedio regional de América Latina que alcanza un 22,3% y claramente más lejos del 25% que señala la OCDE. Si seguimos al ritmo actual, nos demoraríamos unos 30 años más en poder alcanzar este porcentaje.

Por lo tanto el desafío es enorme, teniendo en cuenta que tradicionalmente fueron los hombres quienes tomaban las decisiones importantes para el país. Pero claramente Chile está cambiado, y qué mejor muestra lo que sucedió en la transmisión del mando el 11 de marzo pasado, cuando dos mujeres ocupamos los dos más altos cargos políticos del país: la Presidenta Michelle Bachelet en la Presidencia de la República y yo en la Presidencia del Senado. Una imagen que dio vuelta al mundo.

Sin embargo, aunque simbólicamente este hecho ha sido importante, aún tenemos muchos obstáculos que impiden que más mujeres se incorporen a participar en cargos políticos. Las mujeres somos mayoría como militantes, en prácticamente en la totalidad de los partidos, pero ello no se expresa en sus principales estructuras par. También las mujeres son las que más participan en juntas de vecinos, centros de “padres y apoderados”, y organizaciones ciudadanas de los más diversos tipos, pero nuevamente no son mayoría en las candidaturas a concejales o a alcades/as.

En este sentido, puedo reafirmar que estamos ante una gran oportunidad que debemos aprovechar al máximo, comprendiendo que lo que conforma este proyecto de ley perfilará el mapa electoral del Estado por varias décadas. Y lo más importante, tal como lo destacara la Ministra Ximena Rincón, “tenemos un acuerdo en el comité político, por mandato presidencial, que no vamos a tranzar en la cuota. Y no vamos a tranzar la cuota de los mínimos y los máximos del 60/40 —que perfectamente pueden ser 60% mujeres— porque creo que hay consenso en el país del severo déficit de representación que tenemos”.

No puedo dejar de mencionar que el sistema binominal que hoy impera en el país, es uno de los principales escollos para tener una mejor representatividad. Por lo tanto la iniciativa que busca equiparar las cuotas parlamentarias, también busca superar definitivamente un amarre heredado de la dictadura, que jibarizó la representatividad de nuestro Congreso, y que lo ha desgastado progresivamente, restándole la confianza y la adhesión de la ciudadanía a la que está destinado a representar.

Hoy estamos ante un nuevo escenario, que sin duda revitalizará nuestra democracia.