Menú×

Noticias

El Mercado No Puede Regular La Educación En Nuestro País

Martes 17 de Septiembre de 2013 | Actualizado el 28/10/2017 a las 01:13:58
La Senadora de Atacama, Isabel Allende, reiteró que hay que asegurar la calidad de la educación a través de la Agencia Nacional de Acredtación, que es urgente de crear.

Por escasa asistencia al Congreso, la discusión del Proyecto de Ley que crea la Agencia Nacional de Acreditación fue aplazada. El Gobierno puso suma urgencia a esta iniciativa, pero a pesar de ello deberá seguir esperando. Durante la discusión preliminar participó la Senadora de Atacama, Isabel Allende, quien manifestó la importancia de que sea el Estado el que regule y fije las normas en materia educacional “esto no significa - indicó la parlamentaria – que se atente contra la libertad de enseñanza, pero sí que se asegure la calidad en su entrega”.

Para la Senadora allende es absolutamente necesario y urgente que se cree esta nueva Agencia Nacional de Acreditación, ya que según explicó “sufrimos un bochorno nacional, rompimos la fe pública, porque muchos estudiantes confiaron en la antigua institucionalidad y confiaron en la existencia de este ente regulador, pero no funcionó y hoy estamos llamados a perfeccionarlo, a mejorarlo y rectificar lo realizado”.

Además, agregó que “es importante generar cambios con una mirada integral de la educación y que vayamos avanzando a entregar una educación gratuita y de calidad”, explicó la parlamentaria.

Según dijo, para la creación de esta nueva Agencia de Acreditación “no basta con que el número de Consejeros sea menor, tampoco comparto que sea el Presidente de la República quien nombre al Presidente del Consejo… creo que tenemos que ser aún más rigurosos al revisar las inhabilidades y conflictos de interés… creo que tendremos que revisar una y otra vez esta normativa, ya que no tenemos derecho a equivocarnos por segunda vez”, indicó Allende.

La parlamentaria por Atacama agregó que al menos en el caso de la región que representa, los alumnos que resultaron más damnificados con las faltas de prolijidad del Consejo Nacional de Acreditación y que estudiaban en la Universidad del Mar con sede en Copiapó, pudieron en su gran mayoría integrarse a la Universidad de Atacama “gracias a la flexibilidad de esta casa de estudio estatal, hubo prácticamente un traspaso de los alumnos y esto ha significado una solución real. Cuestión que no sucedió en todas partes”.