Menú×

Noticias

La Ley Reservada Del Cobre; No Al 10% Para Las Ffaa

Martes 15 de Septiembre de 2009 | Actualizado el 29/10/2017 a las 00:41:38
La diputada y candidata a Senadora por la Región de Atacama, Isabel Allende B. propone revisar el 10% de asignación a las FFAA a través de la Ley Reservada del Cobre, en el marco del Proyecto de Ley de Gobierno Corporativo de CODELCO.

La Ley Reservada del Cobre, establece fondos asegurados para las FFAA, por el 10% de las ventas de CODELCO. Adicionalmente, el presupuesto de las FFAA tiene un piso ascendente al presupuesto de 1989, reajustado no sólo por IPC sino también en dólares del año correspondiente. Pero hay más. Como el 10% es aleatorio, dependiendo el precio internacional del cobre, se les aseguran 240 millones de dólares de piso, el que si no se logra debe suplementarse vía ley de presupuestos.

Dicha ley es única en el mundo, y condiciona los ingresos de CODELCO, y por tanto su rentabilidad. Evidentemente una ley de este tipo constituye un impuesto adicional que le quita competitividad a CODELCO.

El gobierno no la ha incluido en el marco del proyecto de ley sobre gobierno corporativo de CODELCO, lo que no tiene sentido. Si se le pide modernidad a nuestra mayor empresa estatal, no se le puede mantener impuestos artificiales.

Este porcentaje destinado a las Fuerzas Armadas constituye una distorsión económica. Si bien no se discute la necesidad de nuestro país en invertir en Defensa, los recursos que las Fuerzas Armadas no tienen -a diferencia de los presupuestos como salud y educación- necesidad alguna de hacer planificación o gestión de costos que optimice fondos que son de todos los chilenos.

El PIB Mundial en gasto de defensa es el 2,5%. El gasto militar chileno es el 3,4% del PIB, de los más altos del mundo y sólo superado en América Latina por Colombia con 4%. Superior al de Bolivia (1,7%), Perú (1,2%) y Argentina (0,8%). Como gasto total (MM$ USD 4.778), superamos en un 34% el gasto militar de nuestros vecinos (MM$ USD 3.553). Evidentemente, con la existencia de la Ley Reservada es imposible debatir seriamente sobre ello.

La existencia de un impuesto a CODELCO a favor de las Fuerzas Armadas constituye un desincentivo a la modernización de éstas, pues a diferencia de la gran mayoría de los países del mundo, no tienen que discutir sus fondos con otros proyectos de inversión pública.

El fin de este impuesto a CODELCO permitiría a nuestra empresa estatal desarrollar proyectos de inversión por sí misma, por un mínimo de 240 millones de dólares anuales. Esto posibilitaría realizar nuevas exploraciones y recuperar la competitividad que ha perdido, sin necesidad de incorporar capital privado o realizar asociaciones con otras empresas que puedan significar un menoscabo al patrimonio de CODELCO.

La Ley de Gobierno Corporativo no se puede discutir sin poner en el debate esta asignación del 10% de CODELCO a las FFAA. Mantenerla hace que nuestra principal empresa estatal pierda competitividad y, al ser reservada, nos impide discutir democráticamente con altura de miras y de cara al país, sobre si efectivamente estamos gastando los recursos de todos los chilenos en lo que más se necesita.